General Motors: chau a Saab, Pontiac y Saturn

edificios-general-motors.jpg

Esta figurita ya la tengo repetida…
¿Otra vez sopa?
¡No me lo diga otra vez! ¿Usted piensa que soy sordo?

No señor… esto es otra cosa…aunque parezca más de los mismo.

No sabemos ya cómo corno buscarle la vuelta porque cuesta mucho tratar de demostrar que estamos hablando de cosas que (aunque lo parezcan) no son para nada repetidas…
Sí, ya sabemos, siempre sale el tema de la crisis económica mundial. Siempre sale al ruedo eso de la mala situación de tal o cual empresa (por lo general las mismas)…
Pero es que en definitiva a este triste culebrón de la crisis cada día se le agrega un nuevo capítulo y es más… el final es siempre indefectiblemente abierto…

Hace unos días tocábamos el tema de Ford y General Motors y sus posibles definiciones respecto de Volvo y Saab respectivamente. Los rumores de venta y de medidas totalmente antipáticas preocupó a más de uno y esa misma preocupación llegó hasta los escritorios del gobierno sueco que trata de intermediar.

Pero si para cuando los rumores empezaron a circular la gente se ha preocupado, entonces ahora el dolor de cabeza será un poquito, sólo un poquito, más grande. Y es que General Motors no sólo piensa desprenderse de Saab (casi confirmado), sino que piensa hacer lo mismo con empresas como Pontiac y Saturn. Será vital.
Hablemos claro, son los tiempos exactos para comenzar a “hacer caja” (no las de cambios, sino las de dinero) para tratar de hacer que los números que hoy por hoy están en llamas (ya se pasaron de rojo y de rojo vivo) cierren de manera definitiva y positiva. Ese es el tema.

Ustedes recordarán que las automotrices solicitaron hace unos días una ayuda o “rescate” al Congreso de Estados Unidos (tal como hicieron con los bancos). La respuesta fue inicialmente negativa pero se les pidió a las empresas que presenten planes para salir de la crisis y en ese sentido parece que va esta determinación de desprenderse de Saab, Pontiac y Saturn. La idea es la de poder contar con esos salvadores 25.000 millones de dólares, simplemente para… no morir.
Oxígeno que le dicen…