Geely planea vender autos por Internet

De momento se trata de una prueba, pero en realidad detrás de la nueva idea de la gente de Geely, uno de los primeros fabricantes de autos en China, se esconde un negocio que de llegar a funcionar y recibir la esperada aceptación de parte de los usuarios, podría marcar un verdadero mojón en la historia de la comercialización de vehículos.
Recientemente lo ha expresado el propio presidente de Geely (hablamos de Liu Shufu): la idea de Geely de vender autos a través de Internet se pondrá a prueba para evaluar la aceptación o no de los posibles compradores en poco tiempo más. Claro que esa aceptación estará condicionada fundamentalmente por los beneficios que a los posibles y futuros comprados les lleguen. No se trata aquí de evitarse la molestia de ir a un concesionario físico, la idea es la de poder abaratar costos de manera significativa fundamentalmente en lo que hace a la distribución y si eso se llegara a conseguir podría decirse que el funcionamiento y el éxito del plan estaría casi asegurado.

Hay que tener en cuenta que la idea de vender autos por Internet de Geely se limitará (por lo menos inicialmente) a China. No vayan ustedes a creer que se podrá comprar un Geely por Internet desde cualquier zona del planeta. Eso no será así por lo menos en esta primera etapa (aunque es difícil que cambie algún día si la cosa prospera) y todo se dará a partir del año 2011.

A través de esta nueva manera de comercializar (y comprar) un auto de Geely, uno de los primeros modelos que se venderán será el utilitario Geely Panda (en la foto de la nota), del cual además se hará una versión especial para la ocasión.
La razón fundamental que ha existido para que Geely decida emprender este particular negocio es la cada vez más creciente importancia de la Internet en la decisión final de compra de parte de quienes desean algo y también a eso se le suma el muy poco valor agregado que tienen hoy en día las concesionarias de autos, cosa que deberán rever también.
El tiempo dirá si el negocio funcionará correctamente de esta manera o no, y de momento tan sólo queda aferrarse a lo visto puntualmente en algunos otros lugares, por ejemplo España, en donde se han llevado a cabo satisfactoriamente algunas ventas por Internet de modelos exclusivos o versiones limitadas. El cliente exige exclusividad antes que la optimización del proceso de venta. Veremos cómo resulta en esta oportunidad.