Fotos espía de un misterioso deportivo eléctrico

Más de una vez hemos dicho que sobran las palabras o, inclusive a veces, que las palabras simplemente faltan. Este caso es precisamente uno que se encuadra en la segunda opción. Las palabras faltan sencillamente porque poco y nada hay para decir ante una avalancha semejante de desinformación y desconcierto como la que nos ocupa en esta nota. Por lo general los fotógrafos espía saben bien de qué se trata cada cosa que andan fotografiando por ahí, incluso saben día y hora de cada movida para que nada los agarre desprevenidos, pero en este caso nada de nada de lo acostumbrado. Desconcierto total rondando en torno a este auto que alguien anda probando por algún lugar de Europa y que tanto misterio y curiosidad está comenzando a generar.

Ni una gota de datos e información acerca de este pequeño auto que, sin embargo, la única confirmación que nos regala es la de ser un deportivo eléctrico (dada la inscripción en alemán que se encuentra plasmada en sus laterales). Fuera de eso, no mucho más para decir y mucho, pero mucho para averiguar y muchos caminos para comenzar a desandar en pos de averiguar de qué auto se trata… la marca, las características principales. Todo está en la nebulosa, en la oscuridad más profunda.

No son pocas las voces que se han pronunciado diciendo que efectivamente el auto no tendría nada que ver en realidad con el aspecto que da en esta serie de fotografías espía que les estamos mostrando. Lo que se anda comentando no con poca insistencia es que en realidad los camuflajes han sido absolutamente exagerados con el único objetivo de deformar del mejor modo las formas reales del auto en cuestión. No suena tan descabellado tras ver las formas y proporciones de este auto que parece extraído del túnel del tiempo y que, dicho sea de paso, no nos hace recordar a ningún otro auto conocido por nosotros hasta ahora.
Otro detalle destinado a marear al testigo ocular es el del ancho de los guardabarros traseros, en comparación directa con los del tren delantero, cosa que no parece ser algo definitivo y que vendría a corroborar lo dicho con anterioridad sobre la supuesta exageración de los camuflajes.

¿Y quién será el fabricante responsable de este aparato que andan probando por las frías rutas europeas? ¿cuánto tiempo más llevará para que sepamos de qué se trata efectivamente el auto que misteriosamente se muestra bajo tantas capas de camuflaje?