De la Fórmula 1 paralela a 11 títulos mundiales en pista

Campeones-de-Formula-1

Extraña la Fórmula 1 que nos toca vivir… muy extraña y apasionante. Las noticias y novedades sobre la categoría reina del automovilismo deportivo mundial van casi a 300 por hora y no nos han dado respiro a lo largo de un año que ya se nos va y que se ha transformado en la antesala de una de las temporadas más increíbles que se puedan llegar a vivir.
En 2009 los fans de la Fórmula 1 lo han vivido de todo: luchas cerradas, peleas, escándalos, emoción habitual y sorpresas (sobre todo sorpresas… y para eso basta con recordar los campeonatos de Brawn GP). También hubo de aquellos momentos en los que todo parecía caerse a pedazos y de eso precisamente nos ocuparemos.
Hacia mitad de la temporada hubo una noticia que hoy ha quedado definitvamente en el olvido y que sacudió el avispero como pocas veces: la confirmación de parte de los equipos de FOTA de la realización en 2010 de un campeonato de Fórmula 1 paralelo separado de las reglas de la FIA. La conmoción ha sido tremenda y los malos augurios para un torneo y para otro era lo que sobraba.

¿Qué iba a ser de la Fórmula 1 sin los nombres más rutilantes y sin las grandes marcas? ¿cuál de los dos campeonatos iba a sucitar la atención de los aficionados? Parecía la muerte de la Fórmula 1… pero no.
De la pésima noticia de un campeonato paralelo a este presente y lo que se viene de cara al 2010, hay un abismo de diferencias. Y tantas diferencias hay que para comenzar será bueno caer en la cuenta de que por primera vez en la historia de la categoría coincidirán en la pista cuatro campeones del mundo que traen bajo el brazo nada más y nada menos que 11 títulos mundiales para exponer.
Allí estarán Michael Schumacher y sus siete campeonatos, Fernando Alonso con su bicampeonato, Lewis Hamilton y Jenson Button con un título mundial para cada uno. Nunca se había dado una situación semejante y como si fuera poco todavía queda en la nebulosa si otro campeón termina regresando a las pistas: hablamos de Jacques Villeneuve. Una pena la salida de Kimi Raikkonen

Si alguna vez pensamos que la Fórmula 1 es apasionante (yo lo creo) no se quieran ni imaginar lo que nos espera en 2010. Muchos campeones, muchos campeonatos en la vitrina, nuevos equipos que son un misterio, los convidados de siempre a la lucha por un título (no olvidarse de Massa, Vettel, Kubica, etc.) y como si fuera poco, una maravillosa puja de potentes pretendientes con lucha generacional incluída.
No sé ustedes, pero yo no puedo esperar a que llegue el 2010. Será apasionante.