Fórmula 1: los equipos habrían acordado irse todos juntos

fota-y-ecclestone

La foto que encabeza esta nota no es un fotograma de uno de los tantos films sobre una novela de Agatha Christie. Tampoco ha salido de una película de James Bond. No, no.
Efectivamente se trata de un almuerzo entre varios ricachones a bordo de un impresionante yate anclando en las aguas del Mar Mediterráneo justito frente a un lugar bastante potable llamado Mónaco, más precisamente la ciudad ribereña de Montecarlo. El barquito que vale unos cuanto millones pertenece a Flavio Briatore, jefe de Renault en la Fórmula 1 y los comensales son los capos de los otros equipos del Circo (el morocho que está parado con una bandeja en la mano no es Lewis Hamilton…). Los jefes de las diferentes escuderías, agrupados todos en la FOTA, discutieron junto a Bernie Ecclestone (también en la foto) términos y alcances de las nuevas regulaciones que la FIA estaría implementando para el 2.010 y a pesar de dar la sensación de una paz increíble (si bien entre ellos está todo bien) la procesión va por dentro.
Luego del almuerzo, bajaron del botecito de Briatore y se fueron a buscar la yugular de Max Mosley, presidente de la FIA, para tratar de llegar a un acuerdo. Pero no, no lo han logrado, aunque Luca de Montezemolo, Presidente de Ferrari y de FOTA, declaró que se avanzó bastante con la extensa reunión.

Si bien se esperaba una solución entre las partes este viernes en Mónaco, eso no ha sucedido, pero a cambio de eso, los equipos se juntaron como nunca antes lo habían hecho y (según la BBC) habrían tomado una determinación más que importante para el futuro de la categoría: no sólo Ferrari, no sólo Renault… sino todas las escuderías de la Fórmula 1 actual habrían acordado no inscribirse en el campeonato mundial de la Fórmula 1 del 2.010. Así como lo leen. Todos juntos a otro lado.

Así las cosas, la Fórmula 1 podría quedar en medio del río con escuderías tales como Lola, Campos, USF1 y otras más que tendrían menos convocatoria que un cubano castrista discursando en Times Square, por lo que la vieja idea de un campeonato paralelo conformado por los equipos de la Fórmula 1 actual ha dejado de ser una loca hipótesis para pasar a ser una latente posibilidad.
El sábado en Montecarlo habrá más reuniones, entre los equipos y también con Mosley. La solución parece estar lejos, muy lejos… casi tanto como lo están Buenos Aires y Vietnam