¿Fórmula 1 con «efecto suelo» en 2017?

LOTUS 80

El Grupo de Estrategia de la Fórmula 1 se ha decidido a poner las barbas en remojo y, así las cosas, esta semana le ha solicitado a los directores de equipo que se reunan con el objetivo de tirar ideas (y de las buenas) sobre la mesa para tratar de darle formas primigenias a la Fórmula 1 del futuro (no tan lejano). Mucho se ha venido hablando últimamente al respecto: renovar, refrescar, devolver el viejo espíritu de otros tiempos, activar el interés y generar –por sobre todas las cosas- mucha más acción en pista y lucha entre pilotos, autos y equipos.
Quienes peinamos canas sabemos de lo que hablo. Recordar aquellos sobrepasos legendarios, linderos con la locura, a puro riesgo y dando un espectáculo sin igual es lo que nos hacía erizar la piel y eso mismo es lo que todos deseamos que regrese. También eso quieren, según parece, los integrantes de los equipos que conforman la parrilla actual de la “Máxima”. Y es que como idea han sugerido el posible retorno de los autos con “efecto suelo”, parecidos a aquellos de finales de los ’70 y principios de los años ’80, los de las famosas “polleritas” que pegaban los autos al piso. Y vaya si no sería algo realmente excepcional y genial.

Si bien la gente de Red Bull propuso inicialmente hacer autos en los cuales se alterara la proporción de la carga aerodinámica que se genera por los alerones y en la zona baja del chasis, muchos otros creyeron que eso afectaría sobre manera el rendimiento del auto que viene por detrás, pero sí en cambio se llegó a la conclusión de que entonces podrían volver a pensarse y concebirse los autos –modernos, claro- pero con el famoso “efecto suelo”.
El piloto británico Jenson Button fue uno de los que más entusiasmado se ha mostrado al respecto, llegando a decir que los autos nuevos no se verían precisamente iguales a los de la década de los ’80, pero que el sistema y el principio a utilizarse sería básicamente el mismo, la misma idea.
La intención, como es sabido, es tratar de fomentar y facilitar los adelantamientos y las nuevas reglas harían entonces que los alerones delanteros tengan menor influencia, pasando a ser prácticamente un ala de corte antes que un elemento generador de aerodinámica como lo son en la actualidad. Dicho sea de paso: cuando en los alerones delanteros actuales se desajusta algo, por mínimo que sea, se pierde carga en el tren trasero y el auto parece que viaja sobre hielo…

El proyecto planteado prevé la utilización a partir del año 2017 de alerones traseros que serán más bajos y mucho más anchos que los actuales que –según la opinión de Eric Boullier, de McLaren– ayudarán a darle mayor equilibrio al coche sin tener que prestarle tanta atención al ala delantera como sucede en la actualidad.
A todo esto: qué bien se veían los autos como, por ejemplo, el sensacional Lotus 80 de la foto que encabeza esta nota…