Fórmula 1 en Australia: los autos son legales

fia-inspeccion-autos

El campeonato del mundo de la Fórmula 1 del 2.009 todavía no ha hecho escuchar el rugir de los motores de los distintos autos que saldrán a pista a partir de hoy, pero ya está escuchando los ecos del primer escándalo con el que se ha abierto formalmente el telón.
Hace poco nos preguntábamos ¿qué nos puede deparar esta nueva Fórmula 1? Y a la luz de los hechos de los últimos días ya podríamos decir que (como mínimo…) esta temporada estará nuevamente signada por lo escandaloso y el clima de guerra. Es que la llegada de las nuevas normas en materia aerodinámica ha motivado “diferentes interpretaciones” por parte de los equipos y no han sido pocos los que han elevado su voz de protesta.
El tema radica en los polémicos difusores traseros de los equipos Brawn GP, Toyota y Williams, por los que muchos teams (Renault, BMW Sauber, Red Bull y Ferrari) presentaron este jueves una denuncia ante autoridades de la FIA en Melbourne.

Los técnicos de la FIA han inspeccionado los autos (la inspección del Brawn GP en la foto) cuestionados y no encontraron nada anómalo en los coches, cosa que fue contestada con otra presentación de protesta por parte de los equipos Renault, Red Bull y Ferrari (BMW Sauber no ha protestado).

Esto ha motivado a su vez una determinación que de movida hace ya un tanto irregular el inicio del campeonato: la FIA tomará como provisionales los resultados de los equipos involucrados en la denuncia hasta después del Grand Prix de Malasia cuando se procederá a la audiencia que finalmente determinará si efectivamente los autos están en regla o no, actuando en consecuencia.

Los equipos Williams y Toyota han emitido sendos comunicados en el día fecha haciendo referencia a su total acuerdo con la determinación tomada por los veedores de la FIA en Melbourne, sin agregar ningún otro comentario al respecto.
Año nuevo en la Fórmula 1… escándalo nuevo, por supuesto.