Fisker recibe 528,7 millones de dólares del gobierno de Estados Unidos

Fisker

Hace apenas unas horas, Barack Obama, presidente de los Estados Unidos decía ante la Asamblea de las Naciones Unidas que no se podía esperar que su país solucionara todos los problemas. Hasta ahí, todo bien, sólo que parece que esa premisa no ha alcanzado a la marca Fisker, la cual acaba de recibir una ayuda por parte del Departamento de Energía de los Estados Unidos de nada más y nada menos que 528,7 millones de dólares para financiar la fabricación de sus modelos y su motor eléctrico enchufable.

Los beneficios serán (hablando idealmente) para todos: para Fisker es dinero que tiene aspecto de oxígeno para llevar adelante su empresa, para los usuarios la cosa derivará en un auto relativamente accesible por su precio y para la administración Obama significará el poder asegurarse la generación de 5.000 nuevos empleos.

Anteriormente la casa Tesla era la que había recibido ayuda gubernamental, pero la cifra había sido muy inferior: 60 millones de dólares.
Este es un espaldarzo casi sin precedentes por parte del gobierno norteamericano, lo que termina por demostrar los pasos agigantados a los que avanza Fisker.
Los beneficios (se estima) no tardarán en llegar.