El Mini festeja sus primeros 50 años

mini-minor

Un 8 de mayo de 1.959 salía tímidamente desde las entrañas de la vieja fábrica de la localidad de Cowley en Inglaterra un pequeñísimo vehículo que casi contra todos los pronósticos se iba a convertir en un verdadero gigante de la industria automotríz de todos los tiempos. Se trataba de un Mini Minor que con su patente con la identificación 621 AOK (ya legendaria por cierto) se mostraba al mundo entero con su color Old English White para comenzar a desandar un camino que finalmente le ha depositado en el presente y que lo ha visto surgir y resurgir en interminable cantidad de variantes y generaciones.

¿Puede una leyenda cumplir 50 años? Claro que sí, de hecho ya lo estamos celebrando y la cosa sigue porque a este mítico modelo inglés le queda mucha cuerda todavía. Obviamente si hablamos de leyenda diremos que 50 años no es nada, pero para un auto, la cosa es diferente y éste es el caso de este símbolo indiscutido de la historia de los autos en Inglaterra.

El de la foto que encabeza esta nota es el primero de todos los Mini que han pisado, pisan y pisarán esta bendita tierra y fue el iniciador de una larga lista de 600.000 unidades producidas en la vieja planta fabril entre 1.959 y 1.968.
Los años y las preferencias del público han llevado aquella cifra de 600.000 unidades a las más de 6.000.000 que hay en la actualidad, nada más y nada menos.

Aquella vieja fábrica de Cowley ha cambiado y se ha transformado en la moderna planta de Oxford, pero no ha cambiado en nada el espíritu de aquel primer Mini que a pesar de cambios y evoluciones estéticas propias de las exigencias actuales sigue dando casi tantas satisfacciones a quienes lo siguen eligiendo.
¡Felíz cumple Mini querido!