Ferrari 456 Venice Station Wagon al detalle

ferrari-456-sw-01.jpg

Las locuras del famoso Sultán de Brunei ya las hemos visto largo y tendido. Su envidiable colección de incontables 5.000 autos en un gigantesco garage ya es una auténtica (merecidamente) leyenda para los amantes de los coches (entre los que estamos nosotros)… En esa magnífica galería se encuentran autos de los más exóticos a los más llamativos y hasta (si se quiere…) ridículos, incluso el Sultán ha sabido pegarse hace un tiempo unas vueltas por Mónaco con un Bugatti Veyron que hacía juego con los vehículos de su custodia personal.
De todos modos quien le quita lo bailando a este buen hombre y quién no daría cualquier cosa por lo menos por tener una milésima parte de una colección como la que tiene este tipo.

ferrari-456-sw-02.jpg

Ahora en Coches 2.0 tenemos el agrado y el placer de aguzar un poco la mirada sobre uno de los autos más particulares de los que se pueden encontrar en su garage: un Ferrari 456 Venice Station Wagon. Lo vemos al detalle.

El bicho es la perfecta cruza entre lo bizarro y lo maravilloso. Nadie puede decir con total seguridad que este auto sea feo, de hecho no creemos que lo sea y su factura es casi tan excelsa como la de sus otros parientes de la marca. El auto tiene todo lo que se le puede pedir a un familiar y claro está, también tiene todo lo que esperamos de un auténtico Ferrari. De hecho lo es, este Ferrari 456 Venice Station Wagon es un Ferrari 100% que se ha fabricado de manera limitada y del que sólo hay 7 unidades (vaya uno a saber dónde están las otras…) todas fabricadas en los años ’90. La casa italiana también ha sabido hacer, dicho sea de paso, versiones sedán y cabriolet del 456.

ferrari-456-sw-03.jpgferrari-456-sw-04.jpg

En comparación directa con un Ferrari 456 original esta versión Station Wagon tiene un chasis que ha sido levemente alargado y también ha sufrido modificaciones en la caja de cambios que no es la original.
Se estima que su costo (dadas las poquísimas unidades producidas) debe andar alrededor de 1.500.000 de dólares.

En la nota les presentamos unas cuantas fotos que nos dejan ver un poco más en detalle a este rarísimo ejemplar digno de toda admiración. A disfrutar las fotos (el auto real lo disfruta nuestro amigo el Sultán…).