Un Ferrari F430 rescatado de las profundidades de un lago

Ferrari-F430-al-agua

Vean ustedes que hemos sabido de cosas lamentables que han sucedido con algunos bellos autos del Cavallino Rampante de un tiempo a esta parte. Cuando no ha sido un choque o el fuego, ha sido el agua que nada lo perdona y en esta oportunidad no hacemos la excepción: ahí está, para quitarnos el sueño (¿y eso que nos somos los dueños!) ese desafortunado Ferrari F430 que hace apenas unas semanas fue a parar bien al fondo de un lago en la ciudad de Dallas, en el estado de Texas, Estados Unidos.
Un par de datos acerca del accidente para poder leerlo por completo. El dueño de esta belleza italiana tenía dos opciones (según algunos testigos): o pisaba a un ciclista o mandaba su Ferrari al agua y… (¡medalla de oro a la hombría de bien para el tipo!) finalmente se decidió por la segunda de las opciones.
Otro dato extraño: según los que lo vieron, se dice que el auto estuvo en el fondo del lago por espacio de una semana hasta que después de todo el dueño y la aseguradora llegaron a “rescatarlo”.

Al final de la jornada, quedan sólo un par de moralejas: el buen hombre que venía en la bicicleta la sacó bien barata y podría decirse que ha nacido de nuevo. En segundo lugar, habrá que saber que para que el dueño del Ferrari haya tenido que tomar esa determinación (de volantear irremediablemente hacia un lago), la cosa no venía precisamente de “poca velocidad”, algo para tener en cuenta en lugares en donde se puede encontrar a bestias sobre ruedas como ésta (No sea cosa que uno se compre uno de estos bichos para andar a 40 km/h.).
En fin… uno que la ha sacado barata y otro al que la “broma” le ha salido bien cara… Vaya uno a saber cómo habrá quedado ese bello Ferrari F430 luego de un baño de una semana.