Un Ferrari 458, un Nissan GT-R y un terrible accidente

CARRERA Y ACCIDENTE

¿Cuántas veces hemos hablado aquí mismo en este espacio que nos reúne en Coches 2.0 sobre la alarmante incapacidad de algunos para manejar y conducir autos super deportivos o todo poderosos? Yo estimo que estamos llegando casi al mismísimo punto sin retorno en el que nos cansamos nosotros mismos de hablar y repetir como loros cosas que, sin embargo, se siguen dando como si nada. Y no es que ciertas cosas suceden en un lugar específico de este bendito planeta del mundo motor: idiotas hay en todos lados, sí señor.
Tratando de volver del improperio por el que pedimos las necesarias disculpas, sin embargo no podemos menos que insistir en que hay autos que definitivamente no son para cualquiera que –simplemente- desee tenerlos.
Casos similares hemos visto a montones, pero en esta oportunidad nos tomamos apenas unos 33 segundos para darle una mirada a un video que ha sido captado por alguien con una cámara a bordo de un auto mientras circulaba por una autopista en Taiwan.

Si bien llegamos a la acción con los autos involucrados ya lanzados, todo parece indicar que los conductores de un Ferrari 458 y un Nissan GT-R ya venían debidamente enfrascados en una carrera callejera –o una “picada” como se dice en la Argentina- y que el del Ferrari ha hecho indudablemente una maniobra de poco menos que un principiante, tras lo cual y luego de encerrar al del auto Nissan, hace que éste último pierda el control completamente para derrapar y dar de lleno contra otro auto que circulaba correctamente y como si nada por la cinta asfáltica taiwanesa.
Los dramáticos resultados –si bien todo podría haber resultado mucho peor- están todos a la vista.
No hubo un lamentable vuelco –con sus lamentables consecuencias- simplemente de puro milagro.

El irresponsable conductor del Ferrari no parece haberse enterado del accidente (digámoslo así…) mientras que el del Nissan al menos se toma el tiempo de parar para constatar si el inocente conductor que ha sido impactado está en buenas condiciones físicas.
En fin, una vez más mostramos el caso típico de impericia al volante y de galopante estupidez puesta al servicio de hacerle daño a los demás. A muchos, directamente, deberían retirarle el registro de conductor para siempre. Algunas de estas cosas se podrían evitar seguro.
Mirá el video a continuación.