Ferrari y McLaren: fin de la guerra fría

ferrari-y-mclaren

De la tormenta que amenazaba con no parar jamás del 2.007 con ribetes de espionaje y todo, hasta este presente de romance en puerta, muchas son las cosas que han pasado en la Fórmula 1, pero no muchos fueron los que se animaron a pronosticar algo así.
Ferrari y McLaren acaban de celebrar una reunión que los ha acercado como nunca antes en toda su historia.
EL encuentro se ha llevado a cabo en las mismísimas instalaciones del equipo McLaren en la localidad inglesa de Woking, un lugar al que hasta no hace mucho tiempo tenían (implícitamente) la entrada prohibida los (ahora) amigos del Cavallino Rampante.
Si bien Ron Dennis dejará su lugar de CEO de la compañía, la reunión se llevó a cabo fundamentalmente entre él y Luca Colajanni, jefe de prensa del equipo italiano, los cuales almuerzo mediante, acordaron comenzar a recorrer un camino de manera conjunta dejando de lado viejas diferencias y en busca de aunar criterios para lo que se viene.

¿Y qué es lo que se viene? Grandes cambios (parece que lo que ha sucedido hasta ahora no es nada…) que la FIA y Bernie Ecclestone están dispuestos a introducir en la Fórmula 1. Según se sabe los popes de las dos escuadras más pesadas de la categoría (léase: Ferrari y McLaren) no estarían dispuestos a aceptar letra por letra los cambios que se planteen de aquí en adelante y es por eso que se han unido (no faltan aquellos que le han dado el nombre de “unión por conveniencia” al encuentro… no está mal si así fuera de todos modos) para tener la misma manera de pensar y lograr hacerse más fuertes aún de lo que ya son.

Tanto Dennis como Colajanni coincidieron en la necesidad de ponerse de acuerdo en muchos puntos que harán a la categoría más interesante, uno de los cuales se refiere al sistema de clasificación para los Grand Prix.
Al finalizar la reunión Colajanni (como demostrando el tenor distendido del meeting) se refirió a la sala de trofeos de McLaren diciendo (jocosamente) que la de Ferrari es más grande.

Bienvenida sea entonces esta unión, que presagia el fin de la guerra fría entre ambos y pronostica por lo menos una época inédita y desconocida hasta ahora. En buena hora y que sea para bien.