Ferrari Enzo casero: regalado es una estafa

ferrari-enzo-bizarra-1.jpg

Hay una sabia y tradicional frase que dice que “por más que la mona se vista de seda, mona queda…” y éste particular caso en los Estados Unidos, esta abominable creación casera cae justo para aplicar ese pensamiento. No sé a quién se le pueden ocurrir cosas tan bizarras y carentes de sentido como este Ferrari Enzo hecho en casa, pero lo cierto es que a alguien ya se le ha ocurrido y lo que es peor… lo ha hecho realidad de una manera tan espantosa como se puede ver.
Si hablamos entre caballeros podríamos decir que esto es jugar sucio, estas cosas no se hacen. Usar en vano el nombre de un Ferrari Enzo para mostrar un aparato del demonio como éste bastante feo queda. Y destruír literalmente un Pontiac Fiero de 1.998 (tal el auto que está debajo de este engendro) tampoco está nada bien…
Sin embargo el dueño de esta auténtica porquería del primer mundo no tuvo reparos en llevarlo a la realidad y su sueño más retorcido allí está, bien paradito en la calle y encima como si fuera poco ¡subastado por eBay!

ferrari-enzo-bizarra-2.jpgferrari-enzo-bizarra-3.jpg

El Ferrari Enzo más trucho del planeta ha alcanzado hasta el momento un precio de unos 14 mil dólares, con varias personas pugnando por quedárselo… pensar que en los Estados Unidos por mucho menos dinero uno se puede comprar un Ford Mustang da mucha más pena todavía…¿qué tendrá esa gente en la cabeza? me pregunto con suma preocupación por ellos.

ferrari-enzo-bizarra-4.jpgferrari-enzo-bizarra-5.jpgferrari-enzo-bizarra-6.jpg

Con esto ha quedado demostrado que no es suficiente camuflar, pintar de rabioso amarillo y colocar innecesarios stickers (los más bizarros son los de la cola del auto y el del capó…) y adosar un Cavallino Rampante para hacer que un auto sea bello. La cosa evidentemente pasa por otro lado y el creador de este insulto a las buenas costumbres y el buen gusto sobre ruedas no lo tiene claro en absoluto. Por todo esto, sigo sosteniendo que éste “auto” regalado es una verdadera estafa.