Ferrari detiene la producción de motores

Ya casi nos habíamos logrado olvidar de la tan mentada y demoledora crisis financiera internacional que supo hacer temblar a más de una empresa automotriz a lo largo y a lo ancho del planeta hasta no hace demasiado tiempo. No pocas han sido las consecuencias que ha aparejado esa crisis. Ford, Chrysler y General Motors han sido la punta de un inmenso iceberg, pero no sólo ellos han sufrido las devastadoras consecuencias. Incluso el problema abarcó otros campos además de las ventas y la producción, como por ejemplo el terreno de los diseñadores que han visto seriamente en peligro sus fuentes de trabajo.

Ahora, sin embargo, todo eso parece regresar y los coletazos llegan a Europa y a otros fabricantes como Ferrari, que si bien ya había experimentado algún tipo de problemas en 2008, ahora se enfrenta a un problema que no será menor ni de poca importancia.
En las horas pasadas en la fábrica de Ferrari se ha llevado a cabo una fuerte protesta de trabajadores por espacio de cuatro horas para hacer sentir su voz contraria a los planes de la marca de eliminar 120 puestos de trabajo de empleados administrativos y 150 puestos de operarios de la planta, todo a cambio del último pago de una bonificación del año 2009 que ha vencido el mes pasado.
Actualmente la fábrica de Ferrari en Maranello ocupa a unos 3.000 trabajadores y tiene planeada en breve la suspensión de 600 empleados, medida que estaría fuertemente motivada por la marcada caída en los pedidos de motores de parte de la casa Maserati, del Grupo Fiat.

Las medidas de reducción de la plantilla de trabajadores de la fábrica y la detención de la producción de motores fueron prácticamente confirmadas recientemente por Stefano Lai, vocero de la casa italiana Ferrari, aduciendo que no se encuentra otra salida posible ante la alarmante reducción de pedidos de motores provenientes de Maserati.

Por otro lado un renombrado analista económico italiano en el sector automotriz, ha declarado que la recuperación de Ferrari está avanzando muy lentamente en estos momentos y si bien los márgenes de la casa son muy altos, es indudable que ellos quieren estar mejor todavía.
También se expresó sobre el tema un representante del sindicato CGIL, dejando en claro que los planes de producción para este año 2010 alcanzarán la fabricación de unas 6.000 unidades (y no 20.000 como se había supuesto en un principio), cifra similar a la del año anterior.
Se sabe también que Ferrari ofrecerá tareas subcontratadas en algunos sectores de la planta en Maranello y que además les ha ofrecido el programa de retiro voluntario a varios de sus empleados.