Un Ferrari FF “de carga”

FERRARI FF DE CARGA

No hay otro modo de definirlo: Ferrari FF “de carga”. Una rareza, una curiosidad de esas tantas que se suelen ver por las calles y que nos resultan sencillamente inexplicables. A decir verdad, cosas como ésta no se ven a diario y en cualquier parte. Un super deportivo, extremadamente poderoso y ultra caro, con prestaciones dignas de los mejores… siendo utilizado como burro de carga.
Para los incrédulos, valga una aclaración: la imagen que ilustra esta nota es real, no ha sido trucada y fue captada por un inesperado y casual fotógrafo espía en una ruta de Virginia, en los Estados Unidos, recientemente.
La foto, muy curiosa por cierto, ha sido publicada en el Facebook de DMV Supercar Nation y no era para menos tratándose de semejante “sacrilegio” automotríz.

Al dueño de este espectacular Ferrari FF, valuado en consistentes 300 mil Euros y con un poderoso motor V12 de 6,2 litros de cilindrada y 660 infernales CV de potencia, no se le ocurrió mejor idea que la de transportar unos cuantos listones de madera para alguna obra que está necesitando hacer y entonces…¿qué mejor lugar para hacerlo que en el baúl de un carísimo y super veloz Ferrari FF?
Pero ojo… después de todo es “bastante comprensible” que el dueño de este auto pretenda hacer algo así: el Ferrari FF tiene una capacidad más que aceptable en la “zona de carga”…450 litros, sumados a las plazas ubicadas en la parte trasera del auto.

El problema con esas maderas ubicadas allí es que este auto acelera de 0 a 100 km/h. en apenas 3,7 segundos y llega sin drama a los 335 km/h. de velocidad final, con lo cual (y eso sumado a las ganas de pisar el pedal con un auto así) las maderas –por lo menos- deben haber estado muy bien sujetadas. Otra cosa es casi segura: el tipo debe haber llegado muy rápido al lugar de destino.
No hay dudas de que estamos ante uno de los medios de transporte de carga más rápidos y hermosos del planeta. De eso no tenemos ninguna duda.

Pero para finalizar, una pequeña reflexión: esto ha sido –además de una verdadera ridiculez- una auténtica irresponsabilidad al volante. Circular así implica –claro está- un gran peligro para los demás en la calle. En síntesis y resumiendo para no aburrir: este muchacho ha hecjho todo, absolutamente todo, mal. Muy mal.