¡Un Ferrari California al agua!

Parece que los fines de semana ya es tradición en este espacio que comentemos hechos curiosos o por lo menos no tan habituales que involucra, además, a autos muy especiales. Hay muchas manera de tener uno de esos autos tan especiales, no son pocos lo que tienen la inmensa fortuna (en todo sentido) de llevarse a casa una bestia semejante y muchas veces antes de comprarlo, se hacen pruebas como para que los nuevos dueños se vayan haciendo una acabada idea de lo que terminarán manejando.

El hecho (lamentable, por cierto) que vemos en la esclarecedora imagen que encabeza esta nota, tuvo lugar recientemente en la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos. Un potencial cliente de la marca italiana estaba abocado a testear un maravilloso Ferrari California de color blanco cuando se entusiasmó demasiado y, según el relato de varios testigos oculares, pisaba sobremanera el acelerador terminando con el agua “hasta la cintura” (del auto).
El airbag del lado del conductor se activó correctamente (nada se ha dicho del que está en el costado ocupado por el acompañante) pero de todos modos, ninguno de los ocupantes del auto resultaron heridos. Lindo y menudo problemita para la concesionaria que no debe haber ganado para sustos con este episodio, además de haberse generado un tremendo dolor de cabeza.
El agua, que todo lo destruye, debe haber hecho lo suyo y a simple vista se alcanzan a apreciar los daños en la chapa provocados por el tremendo golpazo del auto al golpear.

¿Cuánto saldrá finalmente el arreglo de esta belleza? Vaya uno a saberlo, pero la mala sangre que se deben haber hecho no se lo quita nadie. Una verdadera pena, otra más de tantas cosas similares que ya hemos visto oportunamente aquí y a las que nunca, pero nunca nunca, nos vamos a acostumbrar.