Ya se fabrica nuevamente el Volkswagen Golf Cabriolet

Lo que hasta hace poco tiempo parecía ya un imposible, ahora ya no lo es tanto. Si ya eran muchos aquellos que habían perdido las esperanzas de volver a ver salir de una fábrica de la marca alemana Volkswagen a un Volkswagen Golf Cabriolet, pues bien… que se vayan haciendo a otra idea porque la casa ha vuelto a producir el Volkswagen Golf descapotable.
La imagen lo muestra claramente, saliendo de la línea de producción de la planta industrial que la marca tiene establecida en la ciudad de Onasbrück, en Alemania, la renovada versión cabrio del legendario e interminable Golf gallarda y rodeada de rostros felices por el hecho. La fábrica desde donde nace el auto (que dicho sea de paso está ubicada en una de las ciudades más grandes del país) hasta no hace demasiado tiempo era propiedad de la casa carrocera Karmann. De esta misma planta industrial muy pronto estarán saliendo, para Porsche, los modelos Cayman y Boxter.

El nuevo Volkswagen Golf Cabriolet se ofrece a los usuarios con dos variantes de motor (uno de ellos con más potencia), a saber: en primer lugar tenemos al de motor 1.2 TSI de 105 CV de potencia, cuyo precio recomendado al público es de 23.625 Euros, y luego se puede optar por la versión 1.4 TSI y 160 CV de potencia DS7, el cual se puede adquirir por la suma de 27.875 Euros.
De todos modos se sabe ya que un poco más adelante en el tiempo estará llegando al mercado una nueva variante con otra motorización y más potencia todavía, que sería una con motor 2.0 TSI y 210 CV finales.

A pesar de la alegría de muchos por su regreso a las calles después de tanto tiempo, no faltan los detractores de este lanzamiento y, sinceramente, mucha razón no les falta. Es que en definitiva, por más bello y atractivo que resulte, este auto no es más que un Volkswagen Golf “común y corriente” con alguita que otra vuelta de rosca, pero con la posibilidad de ser descapotable.
En estos caso, se nota a las claras lo que son las estrategias de marketing, las cuales se encargan de presentarnos como un gran novedad a autos (en este caso en particular) que en realidad no tienen casi nada fuera de lo común. El del Volkswagen Golf Cabriolet es uno de los más claros ejemplos de lo que decimos.
Ahora bien, sea como sea el tema, es imposible de todos modos pensar en un mercado automotriz en el cual el Volkswagen Golf tiene enorme presencia, que no haya una versión Cabriolet. Ahora finalmente se ha vuelto a fabricar.