Espiamos al Aston Martin Rapide en el Nürburgring

0114.jpg

La última vez que alguien lo había espiado se lo había visto haciendo de las suyas en el hielo y en la nieve, patinando y derrapando a más no poder, haciendo de las suyas. La cuestión es que nos quedamos con las ganas de ver más, de conocerlo mejor y de casualidad nuestro fotógrafo parapetado en los Montes Eiffel finalmente ha vuelto a encontrarlo. Se trata del magnífico Aston Martin Rapide y esta vez lo espiamos dando unas cuantas vueltas al viejo y mítico circuito de Nürburgring.

0215.jpg

En esta oportunidad el auto se ha dejado ver un poco más. Y hemos podido descubrir algunos interesantes detalles que antes no habíamos visto.
En primer lugar y lo que más llama la atención de esta nueva berlina de la marca inglesa es la adopción de un fantástico techo panorámico, el cual se espera sea incluído también en la versión final de producción. El techo vidriado es amplísimo y le deja ver el cielo (manejarlo me imagino también debe provocar una sensación parecida a estar en el Paraíso) a todos los ocupantes del auto.
Con respecto al tamaño y por lo que se puede apreciar, el Aston Martin Rapide es considerablemente más largo que por ejemplo el modelo DB9 y se estima que el modelo de producción podría estar superando cómodamente los 5 metros de longitud.
Y habrá que encontrar la mejor manera para contener a semejante bestia bien parada, por eso se sabe que el chasis del Rapide estará hecho en gran parte de aluminio.

0314.jpg

Con respecto a la motorización, se estima que el Rapide contará con un motor 6.0 litros a gasolina y V12 que podría estar alcanzando una potencia final de unos 510 CV. ¡Me imagino la excitación que producirá algo así!¡Y me imagino la excitación de este afortunado muchacho que lo estuvo probando en el hermoso circuito alemán!

Pero habrá que armarse de paciencia amigos. La presentación oficial por parte de la marca se espera recién para finales del año 2.009 mientras que su entrada en producción se estima para comienzos o mediados del año 2.010.
A esperar (y no desesperar…) se ha dicho.