Caso Volkswagen: 42 mil vehículos afectados en Argentina

Modelos de Volkswagen con problemas

El pasado mes de septiembre de 2015 fue particularmente marcante para el gigante automotríz alemán Volkswagen. Tras la explosión mediática del affaire generado por la tergiversación de datos sobre las emisiones contaminantes de muchos de sus modelos, a partir de entonces el escándalo fue cayendo como endebles fichas de ajedrez apiladas una tras otra. Los dolores de cabeza, claro, no sólo se limitaron a Europa o incluso los Estados Unidos, sino que ahora también ha llegado a la Argentina.
Es que por estas horas la firma alemana ha admitido que, también en varios de los modelos que se comercializan el país, ha instalado un software que no tiene otra finalidad que la de falsear la medición de las emisiones contaminantes de los motores Diesel.
Las unidades alcanzadas por este nuevo “tropiezo” de Volkswagen, llegan a 42.000 que se han comercializado en la Argentina.

Vale decir que los más afectados por este verdadero escándalo de proporciones que sigue y sigue creciendo cada día, son los modelos Vento, Passat, Tiguan y la pick-up Amarok.
Desde la marca han informado que si bien la instalación del software destinado a “modificar” la lectura de la emisión de emisiones contaminantes no pone en riesgo de ninguna clase la seguridad del vehículo y sus ocupantes, también han dicho que (recién) a partir del primer trimestre del año 2016 se estarán contactando con los propietarios de los modelos afectados para proceder seguramente a la solución del problema.

Altos directivos de Volkswagen en la Argentina han dicho recientemente que se ha comprobado (en Alemania) la verdadera influencia y los alcances de ese software falsificador de datos, aclarando además de antemano que este problema no se ha dado en los modelos comercializados en Brasil. ¿Será así efectivamente?
El escándalo, o como ya varios lo identifican, el “Dieselgate”, ha provocado y seguirá provocando innumerables inconvenientes al mayor productor mundial de vehículos (el Grupo Volkswagen tiene bajo su ala nada más y nada menos que 12 marcas). Las pérdidas (no sólo de imagen) han sido casi rreparables y cuantiosas. De hecho, las acciones del grupo en las diferentes bolsas del mundo han caído estrepitosamente hasta límites insospechables.