Escándalo en Renault F1: dejan su cargo Briatore y Symonds

Symonds-y-Briatore

Daba la sensación de que todo estallaría el próximo lunes 21 de septiembre en París, pero los primeros caídos en esta guerra ya han empezado a aparecer. Tras el inicio de las investigaciones por lo ocurrido en la oscura (en todo sentido) jornada del Grand Prix de Singapur del 2008, el equipo francés Renault y sus cabecillas se vieron implicados a raíz de la denuncia de los Piquet (padre e hijo) en un escándalo de proporciones e histórico. En un principio las acusaciones fueron cruzadas: Flavio Briatore (Team Manager) y Pat Symonds (Director de Ingeniería) decían que la macabra idea de provocar un accidente para favorecer a Fernando Alonso había sido fruto de la mente de Nelson Piquet Jr. y el piloto brasileño por su lado aseguraba que lo habían presionado para que lo haga.
Sea como sea, el hecho es real: el accidente fue deliberado.

Hoy el caso, escandaloso por cierto, ha tomado un nuevo e inesperado giro ante el comunicado oficial de parte de Renault en el que se indica que tanto Briatore como Symonds han dejado de ser parte de la estructura del equipo de carreras desde hoy.
Así mismo se ha dejado en claro que Renault no se defenderá de las acusaciones en el juicio que se llevará a cabo en París el lunes 21 de septiembre, cosa que parece indicar que ellos terminarán aceptando lo resuelto sin más vueltas. Según algunos comentarios los popes de Renault tienen como estrategia hacerse cargo de la falta cometida y la salida de Briatore y Symonds es una clara muestra de la posición adoptada por la casa del Rombo.
Renault clamará por clemencia en el juicio, pero el veredicto podría ser tremendo: se habla de una multa inolvidable y hasta de la expulsión del campeonato del mundo de Fórmula 1 (cosa que parece bastante probable) dado el reconocimiento del hecho.

No queda claro a esta altura de las circunstancias si es que Renault ha despedido a Briatore y Symonds o si bien ellos han optado de motus propio por alejarse de sus funciones en el equipo.
Finalmente, lo que empezó como un rumor y luego se vio traducido en la denuncia “made in Piquet”, ahora ha derivado en un escándalo mayúsculo cuyo fin está a la vuelta de la esquina.
El lunes sabremos el final, pero con Briatore y Symonds lejos de sus tareas