Escándalo: McLaren suspende a Dave Ryan

ryan-y-hamilton

A veces es muy fácil perder la chaveta por completo… así lo ha demostrado el (¿ex?) Director Deportivo del equipo McLaren Mercedes Benz durante el Grand Prix de Australia la semana pasada. El famoso incidente entre Hamilton/Trulli, Trulli/Hamilton, que inicialmente había terminado con la penalización para el italiano y el ascenso hasta el tercer lugar del campeón del mundo derivó por estas horas en un auténtico escándalo de proporciones.
La cosa es simple: las pruebas aportadas por la FIA y los comisarios deportivos después de la descalificación de Trulli demuestran que alguien mintió en el seno del equipo anglo alemán el pasado fin de semana y los responsables de esa mentira no podían ser otros que Dave Ryan o el mismo Lewis Hamilton (algo de responsabilidad tiene).
De una maniobra de Hamilton vino el pase de Trulli, de ese hecho llegó un llamado por radio a Hamilton y después todo lo que ya se sabe…

Hoy se informa oficialmente que Martin Witmarsch, jefe del McLaren, ha debido tomar la penosa (para él) desición de suspender a Dave Ryan dadas las tremendas consecuencias que ha provocado su accionar (McLaren y Hamilton: cero puntos).
Lo de Ryan es, a esta altura de las circunstancias, inentendible e inaceptable. Una trayectoria de una punta de años desde que ingresó a McLaren en 1.974 y ahora todo tirado por la borda a espaldas de la historia y de frente a una mentira que ha tenido patas cortas como pocas veces se ha visto.

En recientes declaraciones Witmarsch dejó entrever que posiblemente haya otra determinación que afecte a Ryan. Los popes de McLaren definirán el futuro del Director Deportivo luego de la carrera de Sepang y no son pocos los que ya se animan a decir que la cosa se podría poner muy tormentosa (como en la foto de la nota) a tal punto que Ryan podría ser despedido el próximo lunes.
Un comienzo de año para el olvido en el seno del equipo anglo alemán que no encuentra el rumbo en pista y que definitivamente lo está perdiendo también en los boxes.
Un escándalo.