Duelo callejero entre un McLaren P1 y un Nissan GT-R

McLaren P1 y Nissan GT-R

El video que te mostramos al final de esta nota dura lo que un suspiro, pero… ¡por Dios, qué manera de disfrutarlo! Ya le he dado play un centenar de veces a estas imágenes que en poco más de 1 minuto de duración, te quitan –sin más vueltas- la respiración.
Hermosa sensación la de estar ahí sentado, bien sujeto con los cinturones de seguridad y acelerando mientras se aguarda que cambien de color las luces del semáforo.
El hecho tuvo lugar recientemente en unaruta/calle de los Estados Unidos y muestra a un sensacional duelo entre un McLaren P1 y un Nissan GT-R. ¿El resultado final? No te lo vamos a adelantar, pero creeme… te va a llegar a sorprender.

A partir de ahora, queda más que claro que cada vez que nombremos al auto que ha salido como ganador de este duelo, debemos mencionarlo como “sport car killer”, un rabioso asesino inusitado que demuestra todo lo que puede. Eso sí, habrá que tener en cuenta las condiciones de cada uno de los conductores para poder medir con la misma vara.
Se trata, tal como podés advertir, de una situación que bien podría darse en cualquier semáforo de la ciudad en que vives, sólo que será difícil ver a diario a dos bestias semejantes intentando competir y quemar el asfalto.
Una cosa, eso sí, te recomiendo: sentate tranquilo frente a la compu, preparate a darle play tantas veces como se te ocurra al corto video pero… no olvides levantar a tope el volúmen de los parlantes, no te vas a arrepentir. Si alguna vez has escuchado buena música de motores, entonces esto te hará replantear las cosas. Esto es una sinfonía…

Si bien estará bueno que vos mismo veas el video, te adelantamos –a modo de recordatorio- un par de datos. El McLaren P1 entrega una potencia de 960 CV y el Nissan GT-R, “nada más” que 550 CV finales. El de Woking puede acelerar de 0 a 100 km/h. en apenas 3 segundos y el auto japonés lo hace en la friolera de 2,7 segundos. Finalmente, algo más: el superdeportivo británico alcanza los 350 kilómetros por hora y el nipón llega a los 315.
Con estos datos a mano y toda la expectativa, me despido hasta la próxima nota. Vos, disfrutá el video a continuación. Vale la pena.