Doloroso: se incendia un Audi R8

AUDI R8 - 1

Bangkok, Tailandia, la escena no podría ser más dolorosa y tétrica. No son las imágenes de un extraño ritual, un sacrificio o algo por el estilo, no señor, no. Es una de nuestra tantas entradas en la que vemos un nuevo episodio de la “dolorosa” del fin de semana. Ahí está ese (ex)hermoso Audi R8 negro que ahora… ha quedado mucho más negro aún. Una escena dantesca y que no para de causarnos el más profundo dolor. El Audi determinó comenzar a humear y la cosa no paró hasta que el auto quedó como finalmente quedó.

Lo realmente curioso de este lamentable caso, es que mientras las llamas devoraban irremediablemente a este autazo, caía una persistente lluvia que, sin embargo, no mitigó las nefastas consecuencias del incendio.
Tal como se puede ver en las imágenes de esta nota -sobre todo en la segunda de ellas- el fuego se encargó de hacer lo suyo a las mil maravillas, consumiendo la práctica totalidad del auto alemán y dejando reconocible prácticamente la parte delantera y no mucho más.
Una verdadera pena por donde se lo quiera mirar. Jamás, pero jamás, nos podremos llegar a acostumbrar a ver algo semejante y eso que ya hemos visto varios casos (lamentablemente) similares a éste que hoy nos ocupa.
Sobre las causas del incendio, poco y nada es lo que se sabe y lo que podemos aportar. Lo único concreto es el resultado final: un hermoso Audi R8 que ha pasado a “mejor vida”, a la historia o, simplemente que se ha convertido en un lejano recuerdo para su dolido propietario. Al menos, queda lo bueno: no hubo que lamentar víctimas de ninguna clase y eso, ante este panorama, es ya mismo algo para rescatar.

AUDI R8 - 2

Realmente llama poderosamente la atención el alto nivel de devastación que el fuego ha provocado en el auto. No tenemos datos sobre el tiempo transcurrido entre el inicio del fuego y el trabajo final de los bomberos de la ciudad de Bangkok, pero debemos mencionar que debe haber pasado mucho tiempo antes de que se pudiera hacer algo de lo contrario el resultado hubiese sido otro.
No hay que descartar tampoco la acción de algún inoportuno o irresponsable que haya pasado por allí y se haya decidido a prender fuego sin más vueltas el auto. No sería de extrañar.

Sea como sea, una pena lo sucedido.