Dolor ferrarista: Piero Ferrari no cambia a Alonso por Schumacher

Piero-Ferrari-1

Piero Ferrari es, además de hijo de el mítico Enzo Ferrari y vice presidente de la casa del Cavallino Rampante, un hombre que evidentemente ha heredado algo del sarcasmo, lo filoso y agudo de los comentarios de su famoso padre. Es que Piero Ferrari acaba de mostrar la sangre en el ojo haciendo unas polémicas declaraciones referidas al cambio en las filas de los autos rojos de Maranello. Piero ha dicho muy suelto de cuerpo que no cambia a Fernando Alonso por Michael Schumacher, olvidándose de un momento a otro de todos los laureles que el alemán siete veces campeón del mundo le ha entregado a las vitrinas de Ferrari obteniendo cinco de sus título mundiales con la marca de los autos rojos.

¿Palabras sentidas o simple descarga de bronca ante lo irreparable de la llegada de Schumacher a Mercedes Benz? Suena a lo segundo, porque por más entusiasmo que despierte el desembarco de Fernando Alonso en Ferrari, nadie, absolutamente nadie puede darse el dudoso lujo de borrar de un plumazo la historia del alemán sobre los autos de Ferrari.
Piero Ferrari se encargó en la oportunidad que ha tenido para enfrentarse a la prensa de recordar además unas viejas palabras de su padre que decía que no hay que encariñarse demasiado con los pilotos ya que son empleados que a la larga terminan corriendo para otros… Dichos que calzan a la perfección para un momento como el que vive Ferrari, según parece.

Así las cosas, ya no queda personalidad ferrarista que no se haya expresado (no sin dolor) sobre el tan sonado pase del año (¿o de la década?¿o del siglo?) de Schumacher a Mercedes GP a partir de 2010.
El dolor ferrarista en toda su expresión y en su punto de máxima ebullición.