Dodge Charger (1966)

Auto deportivo, Muscle Car, leyenda sobre ruedas. Sexy. Todo eso le cae a la perfección a un auto que ha quedado definitivamente en la historia grande de la industria automotríz mundial de todos los tiempos. Este auto es un ícono indiscutido de la industria norteamericana de los autos y su rica y apasionada historia tuvo inicio allá lejos y hace tiempo en el año 1964 con la aparición de un sorprendente modelo conceptual.
Ese primer Dodge Charger 1964 Concept era en realidad un roadster destinado a una exposición y basado directamente sobre la plataforma de un Dodge Polara.
A partir de allí hubo que esperar algo así como un año para que llegara una versión de producción pero de cantidad limitada, hablamos del 1965 Dodge Charger 273 (una versión para el Dart GT).

Esas dos variantes han sido las semillas germinales de una larga seguidilla de variantes y modelos bajo la denominación de Charger que, afortunadamente, se continúa de alguna manera hasta nuestros días.

Pero de manera real y efectiva podemos hablar del nacimiento del Dodge Charger recién a partir del año 1966, cuando surge de la línea de producción de la marca Dodge, una división de la casa Chrysler, la primera versión oficial del modelo en cuestión.
Esta priemra versión se extendió por espacio de varios años en el mercado, precisamente desde 1966 hasta 1978, y se la conoció como Dodge Charger B-Body (al que vemos en las imágenes de esta nota), una sensacional coupé de tracción trasera, en emblema y estandarte indiscutido de los famosos Muscle Cars norteamericanos.

Luego, en 1970, llegó una nueva versión (continuada hasta 1980) que era una variante brasileña basada en el Dodge Dart, que tenía motor de alta compresión 318-v8.
A partir de allí se produce una leve interrupción en la fabricación del Charger hasta que recién en 1983 surge de manera diferente. El Dodge Charger aparece en una versión hatchback, un subcompacto de tracción delantera identificado como Dodge Charger L-Body. Su producción se mantuvo hasta el año 1987.
Pasaron luego otros dos años para la llegada de un nuevo concept, asi las cosas en 199 vimos aparecer ante nosotros al Dodge Charger 1999 Concept, un modelo que como característica más saliente recuperaba la famosa tracción trasera.
Y ya acercándonos un poco más a los tiempos que corren la espera se estiró demasiado para verlo nuevamente entre nsotros. En 2006 llegó el Dodge Charger LX, una variante decididamente deportiva, con el “aggiornamiento” estético de la actualidad y con (también) tracción trasera.
En 2011 llegó la renovación con la versión denominada R/T, totalmente rediseñado y con poco en común con las anteriores variantes.

Sea como sea, la larga historia del Dodge Charger ha marcado a fuego la industria automotríz, dejando su marca imborrable a pesar de los muchos cambios por los que ha atravesado. Si podemos hablar de autos icónicos, el Dodge Charger está seguramente entre ellos.