El Devon GTX va por el récord del Nürburgring

Devon-GTX

Hay un pequeño y modesto fabricante de autos norteamericano que sueña a lo grande. Dicen que para lograr grandes cosas, tan sólo basta con proponérselas e ir por ellas y eso es precisamente lo que está haciendo la gente de Devon Motorworks (de ellos hablamos, claro está).
Estos fabricantes yanquis pretenden hacer de su impresionante Devon GTX un auto que de que hablar en serio y que, de paso, le meta miedo a más de uno… incluso los más grandes.

Resulta que la gente de Devon pretende llevar a su modelo GTX hasta el infierno verde alemán, vale decir el viejo trazado del Nordschleife, en Nürburgring, Alemania y hacer pedazos los anteriores intentos y récords de autos similares, entre ellos el del Chevrolet Corvette ZR1.

Con este modelo vienen de dar unas cuantas vueltas en el circuito de Laguna Seca en los Estados Unidos, pero eso no parece ser suficiente y no resulta una buena y marketinera vidriera para los sueños y objetivos de Devon.
La cosa es ir hasta Alemania y sentar precedentes a los largo de las más de 22 kilómetros de extensión del Nürburgring. El objetivo es poder hacer un impresionante 6:55 en el larguísimo Nordschleife y ahí sí… ponerse en boca de todos.

El récord absoluto en el trazado alemán data del ya lejanísimo año 1983, cuando el malogrado y talentoso Stefan Bellof marcó un (hasta hoy) inigualable 6:11,12 al volante de un impresionante Porsche 956.
¿Podrá la gente de Devon Motorworks lograr su sueño de entrar a lo grande en la historia de los autos? ¿Por qué no creerles…?