Así se destruyen unos cuantos Aston Martin DBS

aston-martin-dbs-destruido.jpg

Ya se sabe que las películas del agente secreto 007, James Bond, siempre nos deparan emoción y adrenalina al palo, sin excepciones. Las escenas de vértigo y acción se multiplican por doquier y eso es precisamente lo que vamos a ver, de eso se trata.
Siempre los productores se las han arreglado para hacer lucir autos fantásticos haciendo de las suyas en pantalla (y fuera de ella también…).
En Casino Royale, se habían “devorado” un Aston Martin (¡qué dolor!).
Y en Quantum of Solace, la nueva película de la saga, no se ha roto esta regla, sólo que según parece se les ha ido la mano…

El Aston Martin del agente ha pasado las de Caín…
Primero la cosa fue que destruyeron literalmente uno de los autos británicos (símbolo ya de 007) y luego (vean la foto que encabeza la nota, por favor…) mientras un técnico de Aston Martin lo conducía hacia el set de filmación, otro (Aston Martin DBS) cayó dramáticamente al lago Garda (mismo lugar del otro accidente) y los resultados fueron además de lamentables, algo irreversible…
Lo llamativo del caso es que tarde o temprano el Aston Martin DBS iba a terminar sí o sí en el agua, pero eso estaba pensado mientras la cámara estuviese rodando y no accidentalmente y antes de la filmación…

aston-martin-dbs-007.jpg

Y atención porque según parece, tienen a algunos otros modelos para que pasen por lo mismo…

El conductor salió ileso afortunadamente y el siniestro terminó resultando en una verdadera ganancia para los productores que finalmente terminaron vendiendo el Aston Martin DBS accidentado en 255.000 euros, es decir 60.000 más de lo que vale recién salidito de la concesionaria… Una ganga como quien dice.
Obviamente la compra pudo hacerla un fan de esos rabiosos y extremistas (si no fíjense lo que ha pagado este cráneo por el auto hecho bolsa…) y el hecho seguramente será agregado felizmente a la lista de las muchas anécdotas que quedarán para el recuerdo de la filmación.