Destruye un Shelby Mustang GT500 con un torpe «burnout»

Mustang accidentado

¿Cuántas veces lo hemos planteado y dicho aquí en Coches 2.0? ¿en cuántas oportunidades hemos advertido que hay autos que –definitivamente- no son para cualquiera que crea que puede conducirlo por tan sólo haberse acomodado tranquilamente en la butaca? Infinidad de veces lo hemos hecho, pero (y no porque creamos que vamos a bajar línea…) hay cosas que se siguen dando una y otra vez, casi a diario.
Ahora bien, el dueño de este (ex) fantástico Shelby Mustang GT500 que se disponía a impresionar a propios y a extraños en las apacibles callecitas de North Carolina, en los Estados Unidos, evidentemente no estaba al tanto de nuestras tantísimas advertencias o, si en su defecto, sí lo estaba… al menos ha confirmado que de estar preparado para hacer ciertas cosas al volante de este todo poderoso pony car norteamericano, nada de nada.
La cuestión es que se propuso hacer un “burnout” en plena calle, una pésima idea claro… por el lugar elegido, pero sobre todo por sus condiciones y habilidades al comando de un autazo con tanta potencia como éste. Si muchos llegaron a creer que tan sólo estamos prejuzgándolo al pobre tipo, se equivocaron de lado a lado y para comprobarlo tan sólo bastará con que le des play al video que te mostramos a continuación y listo.

Con sus inconducentes pretensiones de hacer salir humo de las ruedas, hacer rugir el motorazo que lleva en sus entrañas el Mustang y dejar con la boca abierta a sus amigotes, este hombre ha sabido ser el verdadero protagonista y único responsable de un infierno sobre ruedas y provocar un auténtico desastre que culminó no sólo con su bellísimo Mustang hecho pedazos, sino que también tuvo tiempo para hacerle daño a unos cuantos otros vehículos por allí estacionados.
Tras ver el video, esperamos te hayas convencido de que estas cosas no son para cualquiera y –que nobviamente- no se pueden hacer en cualquier lugar.