Destruído: 007 también odia al Alfa Romeo 159

007.jpg

La filmación de la nueva película de la saga de James Bond “Quantum of Solace” parece haber regado de maldiciones y momentos llenos de angustia a quienes participan de ella y en especial sobre los dobles de riesgo.
Hace unos días ya se había producido un grave accidente protagonizado por un bello ejemplar de Aston Martin DB5 cuya caída al pintoresco Lago Narda ya había encendido una gran señal de alarma. El hecho no resultó lo grave que en un principio parecía y la filmación de la película número 22 del más famoso agente secreto de todos los tiempos prosiguió sin inconvenientes y sin pausa.

Las cosas sin embargo han cambiado radicalmente ahora. La producción del film ha decidido para el rodaje debido a un nuevo y espectacular accidente en el mismo lugar. Este episodio sí ha sido de una gravedad extrema provocándole graves heridas al doble de riesgo de origen griego Aris Comninos quien manejaba velozmente un hermoso Alfa Romeo 159.

El accidente se produjo cuando se rodaba una escena de persecución que será la apertura del film según se cree y que duraría unos 15 minutos. El raid del Alfa por la angosta calle que circunda el Lago Narda se vió violentamente interrumpido al colisionar fuertemente contra un camión y luego impactar contra una pared quedando finalmente prácticamente colgado a un costado del camino con riesgo de caer al agua.

Aris Comninos, el piloto del Alfa, debió ser hospitalizado de urgencia con una preocupante fractura de cráneo mientras que su acompañante Bruno Verdirosi también resultó herido pero con lesiones de mucha menor gravedad.

El conductor del auto es uno de los más experimentados en el ambiente de los dobles de riesgo y ya había tomado parte de anteriores filmes del agente 007 como “El mañana nunca muere” y “Un mundo no es suficiente” como así también en otras películas como “Rescatando al soldado Ryan” y “Troya”.

De esta manera la historia de la filmación de “Quantum of Solace” cierra un nuevo capítulo negro que quedará para los libros luego de varios episodios negativos que además de los citados en esta nota incluyeron una protesta de trabajadores gremiales en Panamá y la irrupción de un enfurecido alcalde en Chile que impidió la filmación en territorio mapocho.

Por lo visto y expuesto ahora podemos suponer además que James Bond está decidido a acabar con todo el parque automotor mundial.