Un despropósito: más clásicos a la deriva

No será ni la primera vez ni la última que veremos escenas desagradables como éstas. Ya lo hemos visto casi todo sobre autos de esos que uno desearía tener, abandonados como trastos viejos a la intemperie.
Sin embargo siempre podemos seguir sorprendiéndonos (o por lo menos, enfureciéndonos) al ver despropósitos de este tipo. Gente que parece no darle el valor adecuado a las cosas y si estoy equivocado entonces pobre de ellos (sus dueños), porque deben estar muertos o internados en algún neuropsiquiátrico… De otra manera no se entiende eso de dejar abandonadas a estas bellezas de la manera en que lo han hecho…

clasicos-abandonados-01.jpg

¡Miren, un Rolls Royce Silver Cloud III abandonado entre los escombros de un galpón en un patio trasero! Im-per-do-na-ble. Uno de los indiscutidos símbolos de la flema británica y la sofisticación sobre ruedas arrumbado entre tejas, ladrillos, chapas y encima sirviendo de soporte a una lona arrollada con destino de improvisado toldo…
Esto duele…y mucho.

clasicos-abandonados-02.jpg

Otro caso para el dolor de estómago…
Un Cadillac Miller-Meteor del año 1.959 “camuflado” entre la maleza por el óxido, la herrumbre, el maltrato y el olvido. Un vehículo que ya se ha sabido ganar un sitio preferencial dentro de los legendarios (fue el ECTO-1 en la recordada película de “Los Cazafantasmas” y entre otros casos célebres fue uno similar el que supo transportar los despojos mortales del asesinado presidente estadounidense John F. Kennedy) que encuentra un triste final, para nada digno para su estatura…

clasicos-abandonados-04.jpg

Y hay más, siempre hay más…
Lo de este Porsche 911 también duele allí en lo más profundo. Lo mejor del caso es que da la sensación de que la escena se inició con mucho cuidado de parte del dueño. Allí se ve esa especie de garage improvisado que seguramente alguna vez ofreció refugio a este clásico alemán. Sin embargo, así ha quedado ahora, a la intemperie, despojado de todo, abandonado y olvidado. Otro caso para lagrimear un poco…

clasicos-abandonados-03.jpg

Y para finalizar con este triste espectáculo recopilado por la revista Men´s Health en su versión rusa, nos encontramos con un viejo Ferrari 206 del año 1.966.
Alta vegetación, interiores casi inexistentes, óxido por todos lados y la triste sensación de un abandono de larga data son el marco para esta joya italiana de otros tiempos que tanto dolor nos causan…

Ya ven amigos, hay para todos los gustos. Por las cuadras de nuestros barrios los vemos también, aunque no con tanto glamour como el de éstos…