Desactivan en Sicilia a una banda que vendía réplicas de Ferrari falsas

ferrari_falsificado1.jpg

Ya se sabe que a falta de originales buenas son las imitaciones y el placer de la gente por adquirir réplicas de productos de marca es incontrolable. La gente los compra a sabiendas de lo que está adquiriendo, sin importarles que no sean los productos originales. Alrededor del Mundo miles de casos así lo demuestran. Puedes comprar ropa, música, películas, perfumes y hasta artículos de electrónica comúnmente llamados “truchos”, pero esta vez hay quienes han llegado demasiado lejos.

La policía italiana acaba de desactivar a una banda que operaba con sede en la sureña localidad de Sicilia que se dedicaba a fabricar y vender réplicas de autos Ferrari de dudosa procedencia. Lo llamativo era el precio: había ejemplares que oscilaban entre los 20.000 y los 30.000 Euros (algo así como un tercio de su costo real en el mercado) y ésto motivo dudas que llevaron al inicio de una investigación.

La banda operaba fundamentalmente a través de Internet y producía autos Ferrari (¡pero no de juguete! Sino a escala 1:1 y funcionando…) con un nivel de detalle y similitud con los auténticos autos de Maranello que era francamente sorprendente.
Como en tantos otros casos de productos falsos, la gente los compraba sabiendo perfectamente que no eran Ferrari originales, pero la tentación de tenerlos y sobre todo el pensar que lo podían hacer a un tercio de su precio real era más fuerte que cualquier otra cosa.

La policía detuvo a un grupo de 15 personas a las que calificó como muy capaces para hacer lo que hacían. El trabajo de armado de los autos mezclaba la utilización de algunas partes verdaderas (sobre todo chasis, techo, capó y puertas) con otras partes imitadas y refabricadas en sus talleres. El trabajo final era de una exquisitez envidiable y básicamente se dedicaban a reproducir uno de los modelos más buscados, el Ferrari 328 GTB que no se produce desde finales de los años ’80.

Fueron confiscados 21 vehículos en total de los cuales se sabe que 14 ya tenían dueño asignado.

Cuando la tentación es tan fuerte e incontrolable suceden estas cosas.
Algunos se tientan por conseguir dinero sucio a toda costa y otros se tientan por tener finalmente un Cavallino Rampante en su garage aunque sea irremediablemente falso.