Saab pide la declaración de bancarrota

Se veía venir, lamentablemente y finalmente lo que todos ya suponíamos que iba a suceder, ha sucedido. Tras tantísimos inconvenientes experimentados durante las útlimas temporadas, tras tantas idas y vueltas, tantos rumores, tanta falta de inversores y tantas confirmaciones alarmantes, la legendaria marca sueca Saab ha anunciado su bancarrota. No se ha podido llegar a un acuerdo ni con General Motors ni tampoco con la casa Youngman, la cual ha dicho que no aportará ni un solo centavo más a Saab. Debido a ésto, SWAN ha modificado su postura ante la corte que lleva adelante el proceso, complicadísimo por cierto, de reestructuración.

Según SWAN, la bancarrota solicitada resultará la mejor opción tanto para los acreedores, como para los empleados de la empresa. El anuncio podría hacerse de manera oficial de un momento a otro. Con la concreción de la solicitud de bancarrota de Saab, estamos sin lugar a dudas ante el fin de la mítica empresa símbolo de Suecia, tal y como la hemos conocido.
De ahora en más tan sólo resta saber si tras la liquidación de todos sus activos, paraece algún comprador que se decida a revivir de alguna manera a la marca sueca, manteniendo su nombre comercial o cosas por el estilo. Sea como sea la utilización del nombre de Saab quedará en manos de la empresa aeronáutica homónima, pudiendo incluso llegar a negarse para que otros puedan hacerlo si es que considera que perjudica de alguna manera y en algún sentido a su conocido prestigio. Todo en el aire, lo único concreto es que así las cosas Saab se enfrenta al final de su existencia, lamentablemente.

Queda ahora preguntarse ¿ha defendido correctamente General Motors la causa de Saab o la ha dejado morir abandonada a su suerte? Han sido largos nueve meses sin producción de vehículos desde las diferentes plantas de la marca y ha sido un proceso extenuante para todos derivando en la declaración de insolvencia ante todos y cada uno de sus acreedores. Un final más que anunciado pero al que todos nos empeñábamos en negar pensando en otra salida más digna para la historia y jerarquía de la gran marca sueca.