David Richards podría comprar Honda F1

david-richards-comprador.jpg

La debacle que ha desembocado en la salida prematura de Honda de la Fórmula 1 es una clara advertencia para los popes del deporte motor todo y para el resto de los equipos. Lo sucedido no debería caer en saco roto y ya se deberían estar tomando las medidas tendientes (de hecho ya sucede) a lograr que la cosa no se repita.
Asimismo, también se ha comenzado con el “operativo venta” del equipo Honda y sus instalaciones en Brackley, Inglaterra.

Hoy por hoy lo que suena más fuerte en el mundillo de la Fórmula 1 es la posibilidad de que David Richards, (quien tiene a su cargo a Prodrive) podría convertirse rápidamente en el nuevo dueño del equipo de carreras.
Y aquí, aunque la noticia suene “color de rosa” hay numerosas cosas complicadísimas para resolver antes que nada.
Lo primero es que el futuro comprador (sea Richards o quien sea) deberá convencer y demostrarle a Honda que puede salvaguardar la integridad del equipo, cosa que de antemano resulta casi imposible ya que el presupuesto se reduciría de unos 300 millones de euros a unos “escasos” 70 millones. Punto 1: complicado.
El otro punto es saber qué sucederá con los empleados de la factoría. Las personas afectadas a puestos de trabajo en Brackley son unas 700 y ya se sabe (cae de maduro) muchos de ellos deberán ser lamentablemente despedidos.

Otro tema: las deudas de Honda F1.
En este apartado la cosa se hace “más sencilla” para el comprador ya que Honda se haría cargo de todos los números en rojo y además vendería las excelentes instalaciones de la fábrica en la simbólica suma de 1 dólar.
De manera que por ese lado el tema sería (al nivel que se manejan estos señores) relativamente sencillo de resolver… pero claro, después de la fiesta hay que juntar las migas del suelo y limpiar la casa, de manera que Richards no la tiene sencilla a la hora de decidir su futuro.

Hay quienes dicen que este mismo fin de semana David Richards podría convertirse de la noche a la mañana en el nuevo dueño. Lo seguimos de cerca.