David Brown Automotive: nueva marca británica de deportivos

David Brown Automotive

Dicen que el dinero no hace a la felicidad pero, a veces calma los nervios y otras tantas… cumple algunos sueños. Éste es precisamente en el caso que nos ocupa en la nota. Un magnate británico, llamado David Brown, se ha dado finalmente el gusto y a partir de abril de 2014 dará a conocer a su primer modelo bajo la marca que lleva justamente su nombre: David Brown Automotive.
Muchos han intentado, y de hecho así lo seguirán haciendo, una empresa y un proyecto semejantes al de Brown, pero no han sido tantos los que finalmente lo han logrado. Este millonario inglés estará mostrando en muy poco tiempo más a un modelo de aspecto y características netamente británicos del que no sabemos prácticamente nada.
Por el momento sabemos eso y que el auto, aunque sea de manera transitoria, se llama “Proyecto Judi”.
Suena bien la cosa. Las intenciones son más que buenas, el logo de la marca y su nombre representan algo bien “British” y el nombre del auto, aunque tentativo, es por lo menos algo singular. Sintetizando: Brown producirá un auto deportivo británico clásico hasta la médula pero con toda la tecnología y comodidades de un auto propio del siglo XXI.

El señor David Brown ha ido por las suyas y se ha puesto manos a la obra con su empresa, rodeándose de un equipo integrado por Alan Mobberley y un nutrido grupo de trabajadores. Cabe recordar que Mobberley no es nuevo en estas tareas ya que ha sido él mismo quien se ha destacado como jefe de desarrollo de la marca británica Land Rover entre los años 1986 y 2005, de modo tal que podrá aportar más que válida experiencia a la nueva marca que se ha creado.
La producción del auto de David Brown tendrá lugar en Gran Bretaña y además el fabricante contará con el aporte invalorable de la empresa de ingeniería Envisase Group.

La nueva marca producirá autos deportivos en cantidades muy limitadas, serán algo muy exclusivo y, por supuesto, de producción artesanal, de modo tal que habrá que olvidarse seguramente de poder adquirirlos a bajo costo. El nuevo deportivo británico será, definitivamente, un auto caro.
Según la nota de prensa difundida, el auto tendrá alta tecnología, gran rendimiento, será muy dinámico, aportará gran confort a sus ocupantes y, como se ha dicho, tendrá todo el aspecto de un gran clásico de otros tiempos. Promete y mucho.