Dacia Lodgy

La gente de Dacia paraece haber entendido a la perfección lo que significa crear un vehículo que, por lo menos en Europa, le haga frente a la crisis y a los tiempos difíciles como corresponde. La marca rumana no sólo piensa en su más tradicional modelo de calle de cara a lo que viene, sino que pone en el mercado a este muy interesante Dacia Lodgy.
Con un muy agradable diseño, variantes de motor y gran capacidad, llega a las calles para (casi) sorprender a propios y a extraños.

El nuevo monovolúmen de la marca da las mejores sensaciones una vez que se comienza a andar. El vehículo se produce en la planta que la casa tiene en la localidad de Tanger, Marruecos, y cuenta con diferentes autopartes que provienen de diferentes factorías de Renault ubicadas en España.
El chasis del Lodgy está derivado directamente del Logan y ofrece al conductor y sus acompañantes una muy buena seguridad y al mismo tiempo robustez. Otro punto muy destacable es el de las suspensiones, que han sido realmente muy ajustadas y cuentan con una excelente puesta a punto, haciendo que el tránsito (incluso por zonas en donde el asfalto está lejos de ser el ideal) sea sencillamente excepcional.

Y hay más: las reacciones de la dirección son también un gran punto a favor del Lodgy, estando incluso mucho más cerca de las de un auto de turismo que de las de un vehículo como éste. Como si faltara poco, la capacidad de carga en la parte trasera y con las dos filas de asientos posteriores plegadas también es óptima, llegando a ser de 2.617 litros en total.
El Dacia Lodgy cuenta además con una por demás execelente inosonorización en el interior del habitáculo, evitando escuchar ruidos innecesarios e incluso con buena aislaciñón del sonido del motor. Hablando del motor (de origen Renault), diremos que este vehículo cuenta con dos variantes que son de 82 y 115 CV de potencia, destacñandose sobre todo la versión más potente, la Tce, por sus adecuadas reacciones y también por su notable suavidad al andar.
En el interior, hay execelentes niveles de terminación y detalles contando con un más que aceptable nivel de equipamiento. Entre los rivales a los que llega para hacerles frente podemos nombrar al Opel Zafira, el Kia Karens y el Citroën C4 Picasso entre otros.
En síntesis: un muy buen producto de Dacia.