Cuba: el mejor museo de autos está en sus calles

Recorriendo las calles de La Habana no puede dejar de sorprendernos un detalle que no es para nada menor. Las angostas callejuelas del lugar (y las de Cuba toda) se encuentran atestadas de autos.

cuba-autos-clasicos

El espacio libre para transitar (como tantas otras cosas necesarias) no es precisamente algo que sobra en la isla caribeña. Pero lo notable no es sólo la cantidad de vehículos. Lo llamativo es que casi en su totalidad, son autos clásicos de la década del ´50. Impecables. En estado envidiable.

cuba-03.jpgcuba-01.jpg

Para entender este fenómeno un poco mejor, deberíamos viajar imaginariamente a 1959. Cuando Fidel Castro tomó el poder de la isla, el gobierno de Estados Unidos decidió emprender uno de los bloqueos comerciales y económicos más salvajes y devastadores de todos los tiempos, precisamente contra Cuba.

cuba-02.jpgcuba-05.jpg

Si bien, con el paso del tiempo los cubanos supieron valerse en muchos casos por sí mismos y avanzar en algunos aspectos, ese bloqueo que aún se mantiene produjo una detención en el tiempo. Durísima. Como pocas veces se ha visto.
Muchísimas cosas dejaron de ingresar a Cuba, claro está…entre ellas, los automóviles y los repuestos.

Ese hecho tan marcante propició que los cubanos conservaran autos que en otras partes del mundo se encuentran en museos, en perfecto funcionamiento y estado de conservación.

cuba-07.jpg

El bloqueo norteamericano, ese que parece eterno, le ha dado a Cuba (si se puede encontrar algo positivo) la posibilidad de ser un museo único en su estilo de autos clásicos en funcionamiento.

cuba-09.jpg

Allí, en la isla, es imposible conseguir un auto último modelo y menos posible aún es conseguir algún tipo de repuesto, de manera que los cubanos han debido experimentar desarrollando personal y artesanalmente piezas mecánicas para recambiar y así poder seguir conservando sus autos tan preciados.

Por otro lado, Cuba, se ha trasnformado en una especie de centro mundial de la restauración. Con tantos años de usar sus autos y ante tanta carencia de repuestos de cualquier tipo, cada cubano se ha convertido en un novel mecánico y en un ingenioso restaurador en potencia.

cuba-04.jpg

De esta manera, al llegar a Cuba, la primera sensación será la de estar en un viaje a través del tiempo. Entre autos de otra era, en la mayoría de los casos en perfecto estado de conservación y funcionando como hace más de 50 años.
Como si el tiempo no hubiera pasado. Como si el bloqueo nunca hubiera llegado.

cuba-06.jpg

Ahora debo seguir viaje… los dejo amigos, no quiero dejar escapar ese fastuoso taxi Cadillac modelo ´51.