Uno de cada cuatro Bentley que se venden en el mundo, está en China

El mercado automotríz de China se está poniendo cada vez más interesante. Las ofertas y los modelos que llegan son cada día más jugosas y nutridos y la cosa, según parece, sigue y seguirá en ascenso. Además, y ésto sin que se tome como una agresión o un comentario ofensivo, parece que los usuarios chinos están “afinando la puntería” en materia de gustos. Es que la afamada y clásica marca británica Bentley ha informado que uno de cada cuatro autos de la casa que se comercializan a lo largo y a lo ancho del planeta, está en China. No es poca cosa.
Todo parece indicar que el gigante de Asia “se ha puesto las pilas” y los números resultantes de las ventas producidas en China durante los cuatro primeros meses del corriente año 2011, son más que elocuentes y demostrativos.

Vamos a lo concreto: entre enero y abril de 2011 se han llegado a comercializar nada más y nada menos que 396 unidades de diferentes modelos de la marca inglesa en territorio chino. Este número toma más cuerpo y mucho más importancia si decimos que gracias a este nivel de ventas, el mercado de China es el segundo más importante a nivel mundial para Bentley en la actualidad. Y reiteramos entonces… no es poca cosa ¿no?
Lo notable es que con estas cifras de ventas de vehículos de Bentley, el mercado chino ha superado inesperadamente al mercado automotríz británico (¡¡eh!! ¡¡¡Estamos hablando de Bentley…!!!) y si todo sigue desarrollándose como hasta ahora, también destronará al mercado de los Estados Unidos de América, el cual actualmente es el más importante para la tradicional casa británica.

El fenómeno de estas espectaculares cifras de ventas en China y las inmejorables predicciones que ya mismo se están tejiendo sobre lo que puede deparar el futuro cercano en materia de comercialización en China de autos de Bentley, se explica medianamente en las grandes fortunas que hoy en día se están acumulando en diferentes sectores de la población del gigantesco país oriental. Los chinos, muchos de ellos para decir la verdad, se están convirtiendo en “gente muy pudiente” y además están dispuestos a mostrarse ante los demás como tales. Las ventas de Bentley así lo atestiguan.
Ante noticias como ésta, surge la pregunta inevitable: ¿no era que China era un país comunista? ¿de qué clase de comunismo estamos hablando de acuerdo a ésto? (si es que a alguien le importa, claro está).