Cuando los clientes se enojan…

cliente-mini-cooper.jpg

Pocas cosas deben ser tan frustrantes para los amantes de los cuatro ruedas como juntar uno por uno los billetitos con no poco esfuerzo mediante para terminar penando entre roturas reiteradas…
Claro que cuando uno compra un auto sabe que las posibilidades están ahí, latentes, al acecho, esas mismas posibilidades que dicen que posiblemente algún problema lleguemos a tener. Pero, eso es muy factible cuando nos compramos uno de esos autitos usados que encontramos de ocasión… pero con éstos… la cosa se pone fea.

Y acá ya no importa de qué color te pinten un Mini, ni como te lo disfracen. Si te ponés de cu.. digo, si te enojás, te enojás en serio y se puede llegar a límites a los que nunca creímos llegar.
Y como muestras tenemos más de un botón… y valen.

Esta nota arranca con toda la bronca de un amigo oriundo de Albacete, España, que tenía el sueño de andar por el barrio manejando un Mini One y finalmente lo consiguió, sólo que no fueron pocos los problemas que ha tenido y entonces, la furia se desató por completo, el infierno se ha liberado…
Nadie puede pretender un auto sin desperfectos, pero según parece el de este buen muchacho lo ha dejado de a pie en innumerable cantidad de veces, que una vez el motor, que una vez aquello otro… hasta que el tipo se hartó definitivamente y terminó tomándose el trabajo de hacer un sitio web en el que da rienda suelta a su bronca y con motivos que sobran…
Además se encargó también de adosarle un llamativo cartel en el techo al Mini como para que no queden dudas de su profundo malestar…

Y no es el único caso…

cliente-bmw.jpg

Allí está este otro caso de un comprador de BMW que sacó de la consecionaria su Serie 5 y no para de penar entre roturas y desperfectos desde hace ya casi treinta meses. En este caso el hombre se tomó también el trabajo de plotear su BMW muy coquetamente indicando además de los problemas, el nombre de la concesionaria responsable de sus males…
Más vale que vayan pensando en un Serie 5 mejorado, porque éste ya no le gusta más…

cliente-kia.jpg

Y para terminar un caso que se dio en Galicia, más precisamente frente a un concesionario de la marca Kia en donde un dolido cliente se estacionó a modo de protesta y mandó al frente con pitos y matracas a los dueños del lugar. No se ustedes, pero yo le agradecería al muchacho si es que justo hubiese estado por entrar a comprar uno de esos Kia Sorento como el que tiene, en ese mismo sitio.

En fin… casos muy particulares y maneras muy originales (y con pelotas…) para demostrar la bronca contenida…
Yo creo que ya estoy fuera de tiempo para implementar algo así, mi Fiat Duna modelo ’90 está comenzando a retobarse…