Z59: Creando un Ariel Atom con restos de basura

z59-01.jpg

Un buen aficionado a los deportivos, harto de no poder contar con el dinero suficiente para hacerse con uno de estos, hecho manos a la obra y se dispuso finalmente a tener uno sea como sea.

La cosa fue simple al principio pero al final no fueron pocos los meses de trabajo y dedicación que debío empeñar en su tarea. 15 meses y unas interminables 800 horas de trabajo en total… le entregó a este cuatro ruedas único en el mundo.

z59-02.jpgz59-03.jpg

La inspiración llegó directamente de un Ariel Atom, ese era finalmente el auto a reproducir, a clonar…
Los materiales serían relativamente sencillos de encontrar. Bastaba con levantar las tapas los tachos de basura y los contenedores del barrio para que uno a uno fueran surgiendo los elementos necesarios para darle forma a este super deportivo made in casa.
Su creador es Proximacentuari y no será ni el primero ni el último en llevar adelante una tarea artesanal que derive en una creación digna de toda admiración.
También están en la otra vereda aquellos que sólo se atreven a ver sus sueños a través de programas de 3D, pues bien, para este novel creador, el único 3D posible es el real, el corpóreo, el que se puede tocar y lo que es mejor… manejar…

z59-04.jpg

Todo lo que se encontrara por ahí valía la pena. La estructura del auto sabe contar con restos de electrodomésticos y así sucede con el resto del auto, a lo largo y ancho del cual se pueden encontrar cosas como restos de un kayak, una cucha de perro y hasta partes de algunos cestos de residuos inutilizados. Todo vale, y todo ha dado forma a este Ariel Atom casero y maravilloso fruto del trabajo sinigual de su creador que no se ha valido de un solo plano para guiarse en su construcción. Todo fue intuición, todo ha sido fruto de una frondosa creatividad y un enorme talento, además del empeño y las ganas, claro, que siempre son necesarios en estos casos.
El motor en cambio procede de un Acura RSX accidentado…¿qué tal?

z59-05.jpg

El Z59, tal el nombre de este aparato, sabe acelerar de 0 a 100 Km/h. en apenas 4,5 segundos (la envidia de muchos…) y tiene un consumo de 6,7 litros por cada 100 kilómetros recorridos. Nada mal por cierto…
Desde aquí nuestra confesión de sana envidia (¿existe?) y por supuesto nuestras más sinceras felicitaciones a su creador.