Crash Test del Tesla Roadster: similitudes y diferencias con un auto normal

tesla-1.jpg

La importancia que tiene una prueba de choque. Esa es la cuestión.
Recientemente Malcolm Powell, Vicepresidente de Tesla Motors se ha explayado sobre esto en su blog. El motivo de sus comentarios fue el crash test al que fue sometido el Tesla Roadster, un genial deportivo totalmente eléctrico que aún no ha sido puesto a la venta en los Estados Unidos pero que promete dar que hablar en poco tiempo más.

tesla-2.jpg

La cuenta regresiva para su salida a la calle ya ha comenzado hace un tiempo y estas fundamentales pruebas de choque obligatorias son un gran paso hacia su definitivo nacimiento.

Powell ha comentado (esto es parte de la política de Tesla para con los medios: información de primera mano y constante) fundamentalmente sobre los costos y los procedimientos de actividades tan complejas como ésta.

tesla-3.jpg

Lo que no resulta tan obvio, al ser comentado por Powell, resulta más que evidente. Los costos para realizar crash tests de prototipos son infinitamente más elevados que en los casos de los autos de producción. No es lo mismo destruír un ejemplar único, una pieza de la que no hay otra igual, que hacerlo con un vehículo que ya se encuentra en fase de producción en serie.
De todas maneras, lamentos al margen, estas pruebas son sumamente necesarias para determinar fallas de origen que deban sí o sí ser corregidas antes de la puesta en producción del modelo.

tesla-4.jpg

Otro de los mitos que ha literalmente destruído Powell en su blog es el del peligro que encierran los autos eléctricos y las consecuencias nefastas que podrían causar las baterías que llevan en caso de un fuerte impacto.
Al respecto Powell dijo algo tan simple como contundente: “No hay nada en los vehículos eléctricos que los haga particularmente más peligroso que el resto de los autos. Algunas personas se preguntan si no es peligroso llevar baterías eléctricas en el auto y yo les respondo que me parece mucho más peligroso el tener un tanque con litros y litros de gasolina inflamable bajo el asiento…”
De todos modos, también se encargó de aclarar que el Tesla Roadster tiene sistemas de seguridad específicos para casos de accidente que aislan el sistema de alto voltaje del resto del coche en caso de impacto, asegurándose de esta manera que no exista riesgo de descarga eléctrica para los ocupantes aunque el auto se deforme.

De momento Tesla Motors afirma haber cumplido con creces la normativa FMVSS y además sus propios controles internos de calidad, que son aún más exigentes que los controles estándar.