Ford Coupé 1936 Hot Rod: el único

1.jpg2.jpg

Vayamos por partes: los Hot Rods pueden gustarte… más o menos. Puedes considerar a este tipo de autos como una nueva forma de arte, una manera diferente de resaltar cualidades de un auto o… puedes pensar que todo esto es un sacrilegio, una barbaridad.
No intento discutir esto ahora y las respuestas en un sentido o en otro, quedarán para otra oportunidad.

3.jpg

Pero esto que aquí nos ocupa, es otra cosa…

Este Ford Coupé 1936 está totalmente fuera de concurso.
Cualquier otro auto, en competencia directa con éste… participaría directamente por el segundo lugar.

4.jpg

Olvidate de tu posición tomada, si es que estás definitivamente en contra del “retoque de autos”…
Miralo bien. Parte por parte. Detalle por detalle. Disfrutá por unos instantes de este magnífico e impecable trabajo que, según mi punto de vista, es uno de los más finos y acabados que he podido ver alguna vez.

5.jpg

En este auto, conocido en el ambiente Hot Rod como “The One” , se entremezclan y conviven la originalidad del pasado y las cosas que más tienen que ver con la modernidad.
Propiedad de Ray Dunham, este Ford ´36 es un vehículo ideal tanto para dar un paseo por el Sunset Boulevard como para hacerse ver por las avenidas costaneras de California, siempre y cuando suenen en tu stereo algunos acordes de los Beach Boys

6.jpg7.jpg

Desde lo estético, este Ford es algo impecable.
Bien podría una de sus fotos ocupar el lugar de un “cuadro” en el living de tu casa. Podría perfectamente ser un moderno objeto de decoración…
“The One” es una verdadera obra maestra del rediseño y su combinación de colores no podía haber sido más adecuada.
Sus grandes pontones laterales en un rojo sangre furioso son la mejor compañïa para ese gris arratonado y opaco en el resto de su cuerpo. Los detalles en el capó y en la cola del auto, unos diseños armoniosos en blanco y rojo, mezcla de tribales con porteño fileteado le dan un toque especial al auto que son imposibles de mejorar…
Los cromados están a la orden del día. Los encuentras por donde sea. En el motor (que dicho sea de paso, es un Mercury del ´53…) que se está “desnudo” , al “descubierto” y los parantes. En las puertas, en el interior… en todos lados.

8.jpg9.jpg

Y ya no importa nada más. Basta con mirarlo para que el disfrute sea completo… ¿A quién le interesan sus prestaciones? No creo que sea lo que importe… Aunque si lo prefieres te cuento. Este Ford ´36, aún con la ayuda de un compresor, alcanza apenas los 235 CV de potencia. Sea como sea, son suficientes para disfrutar del paseo… y ver de una vez por todas como te conviertes en la sana envidia de los demás…