Corvette ZR1: vuelta al Nürburgring en 7:40

corvette.jpg

Ya hemos tenido la inmejorable oportunidad de ver al Chevrolet Corvette ZR1 en el inolvidable Salón de Detroit. Ahora tenemos la oportunidad de comenzar a verlo verdaderamente en acción y de darnos cuenta de todo lo que puede hacer este fantástico y exótico automóvil.

Lo mejor que se les pudo ocurrir fue llevarlo hasta el mítico y largo circuíto de Nürburgring, el Nordschleife, ese endemoniado trayecto con casi 200 curvas, el mismo en el que el inigualable Juan Manuel Fangio concretó su más grandiosa hazaña deportiva en 1.957. ¿Y qué es lo llamativo y sorprendente de esta visita al increíble circuíto alemán?
Antes que nada repasemos un poco la historia. Para hacerlo volveremos a hacer referencia al genial Chueco de Balcarce. En aquella tarde inolvidable en la que el “Quíntuple” obtuviera su última y más recordada corona acababa de nacer una nueva manera de recorrer el Nürburgring. Fangio la había inventado y al mismo tiempo se había propuesto nunca más conducir un auto de carreras (y ningún otro…) de esa manera. Fangio voló literalmente aquel día sobre el asfalto del viejo Nordschleife, en donde debía entrar en segunda lo hacía en tercera, en donde debía entrar en tercera lo hacía en cuarta y así toda la jornada. Así evaporó la enorme diferencia que las Ferrari de Collins y Hawthorn le llevaban y así también evaporó todos los records conocidos hasta entonces. Así, de esa manera, con un esfuerzo descomunal Fangio logró una vuelta que superaba por poco los 9 minutos para recorrer los 23 kilómetros del trazado. Ese record paulatinamente se ha ido superando, pero si pensamos que recién ahora un auto ha logrado tanta diferencia entonces veremos que la obra de Fangio sigue siendo tan impresionante como en aquel entonces.

51 años debieron pasar para que alguien pudiera marcar una diferencia tan grande con aquella leyenda de los años ’50. Y bienvenido sea. Y bendito sea el auto también. Es que el Chevrolet Corvette ZR1 fue al Nürburgring largo no para hacer una visita de cortesía, sino para pulverizar todos los records existentes en el trazado. Y vaya si lo ha conseguido con una impecable vuelta de 7 minutos y 40 segundos.

Lo notable es que este Corvette que monta un motor V8 supercargado de 6.2 litros y 620 CV de potencia, estuvo girando “despacito” ya que el tiempo no acompañaba de la mejor manera y el piso estaba húmedo.
Imagínate lo que podemos esperar de este fantástico Chevrolet Corvette ZR1 cuando las condiciones generales se lo permitan.
Tarde o temprano va a lograr indudablemente cosas más impresionantes. Mientras tanto seguimos sorprendidos y boquiabiertos con su nueva y más reciente jornada de gloria.