Las consecuencias del mal estacionamiento

Si tienes que estacionar tu auto, antes que nada fíjate bien en donde lo haces.
Esta advertencia, que parece algo inapropiada, puede sin embargo serte de mucha utilidad.

sharan-1.jpg

¡Y vaya si lo sabe el enfurecido dueño de esta Volkswagen Sharan!

La cuadra estaba colmada. A tope. Los minutos corrían y la necesidad de encontrar un buen lugar para estacionar crecía y crecía.
Ni bien observó el hueco, no lo dudó… aunque se tratara de la entrada de un garage.
Allí en pleno barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, estacionó sin culpa alguna su vehículo en la intersección de las calles Ravignani y El Salvador. Y su historia ya nunca sería la misma. Su auto tampoco.

sharan-2.jpg

El dueño de la vivienda en donde se ubica la entrada de autos, ya estaba con la paciencia colmada. Los sucesivos hechos similares terminaron por crisparle los nervios y … finalmente estalló.

Aerosol en mano, salió a la calle dispuesto a hacer sentir su ira. O por lo menos a dejarla por escrito ¡sobre la pintura del vehículo que obstruía la entrada!

La leyenda con la que «decoró» a la Volkswagen Sharan rezaba: «Mira bien, es un estacionamiento»…
Y ya no hubo nada más que aclarar…

sharan-3.jpg

Por supuesto, la factura de la nueva pintura al salir del taller fue mucho más abultada para el dueño de la Sharan, que la multa recibida por encontrarse mal estacionado