Concesionaria abandonada: 200 autos clásicos a subasta

Clasico GM a subasta - 1

Es como si estuviéramos ante una bella y atrapante historia de fantasmas. Una leyenda de antiguas ánimas que merodean por las instalaciones de un concesionario de autos abandonado en la localidad de Grant, en el estado norteamericano de Nebraska. Es una de esas historias dignas de ser llevadas a la pantalla grande en el género de suspenso. Entrar al viejo y abandonado concesionario de General Motors que antiguamente era propiedad de la familia Bullock, debe ser algo apasionante, sobre todo si tenemos en cuenta y no perdemos de vista que la firma dejó de existir en 2002 y que atesoraba en sus garages traseros la friolera de unos 200 autos clásicos -sobre todo- de General Motors. Había allí –y hay- de todo, como en botica, pero abundan fundamentalmente los autos clásicos.
Muchos de los grandes autos que allí se conservaron, llegaron a manos de los Bullock como parte de pago por otros vehículo y, sea por lo que sea, nunca llegaron a salir del lugar.

Ahora, después de tanto tiempo y tanto polvillo acumulado sobre las hermosas carrocerías de estos autos, la casa de subastas VanDerBrink, levantará y bajará el martillo ante los mejores postores para quedarse con todas y cada una de estas auténticas maravillas fantasmales olvidadas en el lugar que antaño usufructuaban los Bullock.

Clasico GM a subasta - 2

La subasta se llevará a cabo el próximo 6 de septiembre de 2014 y algunas de las hermosas joyas que encontrarán finalmente nuevo dueños figuras las siguientes: Buick 2-Man (1925), Ford Model A (1931), Chevrolet Cameo PickUp (1957), Chevrolet Impala Convertible (1963), Pontiac Le Mans Coupe (1965), Pontiac GTO Judge (1969) y Pontiac FireBird (1982). Y nombramos a éstos, sólo por nombrar a algunos de los más destacados y bonitos. En la imagen que encabeza esta nota, vemos a la concesionaria –con predominancia de GM- en sus días de gloria y tiempos de esplendor, en la segunda foto, vemos el interior del lugar con algunos dañados autos que son una auténtica delicia y –finalmente- vemos un video mucho más detallado con las joyas que se encuentran en la concesionaria abandonada.
Los Bullock eran toda una autoridad e institución en el mundo de las ventas de autos y en 1965 llegaron a obtener el premio al mejor vendedor del Pontiac GTO de 1965.
Si estuviera allí y tuviera el dinero para subastar, no sabría con cuál quedarme. ¿Y vos?