¡Compra el Batimóvil original por 4,62 millones de dólares!

Los fanáticos de la famosa serie de televisión de Batman de los años ’60 recuerdan muchas cosas de aquellos fenomenales capítulos del Hombre Murciélgo y su (tan maltratado) ladero Robin, el joven maravilla. Pero si hay algo que siempre ha sabido captar la atención de propios y extraños de aquella serie de aventuras en particular, eso mismo ha sido el sensacional Batimóvil, el auto genial e inolvidable con el que el dúo dinámico recorría las calles de Ciudad Gótica.
Y no han sido pocos los que repararon en esta belleza que hasta ahora estaba en poder (hablamos del auto original y no de una réplica) de su genial creador, George Barris.
Recientemente se ha llevado a cabo una subasta en Arizona, Estados Unidos, tras la cual un anónimo y afortunado comprador se ha convertido en el nuevo propietario de este singular máquina, símbolo de toda una época y varias generaciones de aficionados a la serie de TV.

No se ha divulgado el nombre del nuevo dueño del Batimóvil original, pero lo que sí se sabe es el monto que ha desembolsado: la friolera de 4,62 millones de dólares norteamericanos (algo así como más de 3 millones y medio de Euros al cambio actual). Desde su envidiable anonimato, el nuevo dueño ha declarado que es un sueño convertido en realidad el hecho de poder llevar a su garaje el auto de la serie de la que es fanático empedernido desde los 10 años de edad. Tampoco se ha visto demasiado afectado (ni en un sentido ni en otro) a la hora de saber que es la persona que ha pagado el precio más alto por un auto de películas. Nada de esto tiene importancia para él (y lo bien que hace si puede comprarse algo así). Lo realmente positivo para este afortunado “nuevo Hombre Murciélago” es tener a esta joya en casa.

Lo pintoresco sobre el Batimóvil de los años sesenta es que es sin duda uno de los autos más memorables y bellos (si se quiere) de la historia cuando en realidad el auto que le dio origen es (sin más vueltas) uno de los más feos de todos los tiempos. Hablamos, claro está, del Lincoln Futura del año 1955, un prototipo con el cual nadie sabía qué hacer hasta que el genio de Barris lo adquirió, un poco a las apuradas y por pedido de los productores de la serie, transformándolo en algo sin par. Apenas 15 días después de haberlo adquirido y por unos 15.000 dólares de aquel entonces, George Barris sorprendía al mundo con un Batimóvil al que las nuevas versiones del mismo nada tienen que envidiarle. Desde aquí, mientras tanto, un sincero deseo de felicidad para el afortunado nuevo dueño. Que lo “Bati disfrute”