Composite Worx Extrema

Siempre, afortunadamente en muchos casos, hay quienes se animan a ir unos cuantos pasos más allá. Este caso no es la excepción. La gente de Composite Worx se dedica a la fabricación artesanal de butacas deportivas, pero se han querido dar uno de esos tantos gustos y se han decidido por la creación de un deportivo propio, aunque para lograrlo se hayan basado en alguno ya existente al que le han aportado lo suyo. Y no está nada mal, por cierto, ya verán.
Así ha nacido el Composite Worx Extrema, un auto que se ha basado lisa y llanamente en un Lotus Exige, y que ahora tiene algunas características y señas bastante particulares y (¿por qué no?) sorprendentes.

Tal vez lo más notable de este nuevo deportivo tan particular no se destaque precisamente en las fotos que les mostramos en esta nota. Y es que lo mejor está en los materiales con los que está fabricado, su peso y lo que lleva bajo su capót para movilizarlo.
El Composite Worx Extrema, como dijimos, toma como base al Lotus Exige, pero además cuenta con elementos del Lotus Elise. Los responsables de esta nueva versión le han aplicado varios paneles de fibra de carbono y kevlar, modificando sensiblemente su carrocería y dándole unas dimensiones diferentes al modelo original (es ahora 23 centímetros más ancho), al tiempo que ahora este auto (sobre todo por la utilización de fibra de carbono y kevlar) pesa apenas unos 970 kilogramos en total.

Si todo ésto y las imágenes no fueran suficientes, lo mejor vendrá a la hora de enterarnos con qué tipo de motor se mueve este nuevo deportivo tan especial. En sus entrañas lleva nada más y nada menos que un motor LS9 de 8 cilindros en V que ha sido tomado directamente del impresionante Chevrolet Corvette, lo que no es poca cosa precisamente. Su potencia final no resultará menos impactante: 658 CV directos al asfalto para lograr que las más extremas sensaciones se hagan inmediatamente realidad.

Y hay más… este auto acelera de 0 a 100 km/h. en apenas 2,9 segundos y de 0 a 160 km/h. en unos 7 segundos, logrando finalmente que su velocidad máxima alcance los 322 km/h. de manera asombrosa.
Pues bien, todo parece indicar que los amigos de Composite Worx, no sólo son buenos a la hora de hacer butacas deportivas de manera artesanal. No está nada mal este primer intento de hacer concretos sus sueños de un auto deportivo “propio”.