Comparativa Mercedes Benz GLK


Mercedes Benz GLK: manéjalo por donde quieras

mercedes-benz-glk1

¿Qué más se puede pedir cuando un vehículo es (además de una marca prestigiosa) bello, cómodo, seguro, eficiente y como si fuera poco, versátil? No parece haber más adjetivos que agregar como para que la opción sea efectivamente buena y éste, resulta ser el caso del Mercedes Benz GLK.
Este todo terreno que la marca de la Estrella de Tres Puntas ha comenzado a fabricar en el año 2.008 pertenece al segmento D de vehículos, que lleva motor delantero ubicado de manera longitudinal y que (obviamente) tiene tracción en las cuatro ruedas, ha nacido y se construye de manera absolutamente ligada a otro pariente de la marca alemana como lo es el Mercedes Benz Clase C. El GLK se ha desarrollado de hecho sobre la plataforma de fabricación del Clase C de tercera generación.

¿Sus rivales? una selecta lista que incluye a vehículos tales como el Audi Q5, el BMW X3, el Volvo XC60 y el Land Rover Freelander entre los más destacados, por lo que la supervivencia en este segmento habitado por tantos buenos productos, no es tarea sencilla de lograr.
Pero para conseguirlo hay algo que es distintivo del Mercedes Benz GLK y que no todos los demás pueden equiparar: la capacidad (o ventaja, según como se lo quiera llamar) de ofrecerse en el mercado automotriz con dos variantes claramente dirijidas a los gustos y necesidades de un abanico muy amplio de usuarios, existiendo dos variantes muy completas como la Freeside especialmente creada por su uso todoterreno y la Townside que claramente está pensada para aquellos que prefieren utilizar un vehículo que si bien es todoterreno desde su aspecto general y características, funciona definitivamente mejor en el asfalto de las ciudades.
Como era lógico y esperable a esta gama de posibilidades del GLK se le ha agregado además una versión que es imposible de dejar de lado en los tiempos que corren como lo es la híbrida presentada en Ginebra, llamada Vision GLK Bluetec Hybrid.

Sus rivales en cambio pueden hacerle sombra fundamentalmente en otros apartados. Por ejemplo, uno que bien puede ser considerado punta de lanza en lo que hace a competencia es el Audi Q5, que se destaca enormemente (también sobre los demás) por el altísimo nivel de equipamiento y confort en su interior.
Claro que desde lo estético también hay notables diferencias a pesar de compartir segmento y algunas otras cosas más. El Mercedes Benz GLK es definitivamente un vehículo que ha buscado apegarse de manera notable a las características de un todo terreno clásico y con todas las letras, más “cuadrado” si se permite el término, mientras que por ejemplo el Audi Q5 es un vehículo que dentro de los SUV modernos ha ido acercándose a las líneas de un automóvil más deportivo, más “redondito” si se permite también en este caso el término.
En este apartado, el de la estética, por ejemplo con el Land Rover Freelander se ha optado por una opción que tal vez se encuentre claramente a mitad de camino entre los anteriormente nombrados, combinando de manera notable líneas redondeadas (y si se quiere de auto algo deportivo) con las otras, las más rectas y rígidas típicas de los vehículos todoterreno de otros tiempos.