Da comienzo la Gumball 3000 edición 2.008

gumball-3000-01.jpg

Las ediciones de la carerra Gumball pueden despertar emociones extremas. No hablo solamente de los excéntricos millonarios que pueden darse “el lujo” de disputarla, sino también de aquellos que la ven desde abajo (muchas veces sin entender nada) y también de aquellos que más de una vez han tenido que “sufrirla”.
Y en esto habrá que hablar a calzón quitado como quien dice. A todos nos gustan los fierros, la velocidad, la adrenalina y todo lo que venga en este combo genial que puede entregar un auto, pero la carrera Gumball 3000 no es precisamente una de esas cosas que uno andaría recomendando.
Como ya sabrán la característica de la carrera (si así podemos llamarla) es la de mezclarse entre el tráfico de diferentes ciudades del mundo y en ediciones que pueden significar hasta 5.000 kilómetros de recorrido, tratar de llegar muchas veces como sea.

Es sabido que los participantes deben acatar las normas y reglas de tránsito de cada lugar por el que pasen, pero también se sabe (los hechos así lo demustran…) que muchas veces la cosa pasa de castaño oscuro y cuando hay muertes de “inocentes” que nada tienen que ver con este capricho de unos cuantos ricachones aburridos e irresponsables, entonces cualquier sonrisa pasa a desdibujarse. Esto sucedía precisamente el año pasado en la ciudad de Skopje, Macedonia, con el triste saldo de una muerte en el trayecto de estos locos de la Gumball 3000.
Haciendo esta aclaración y esta salvedad, será imposible pasar por alto que da comienzo la nueva edición de la Gumball 3000 (esperemos que con mejores resultados y saldo…).
La particular carrera comienza en los Estados Unidos, exactamente en la ciudad de San Francisco y llevará a los bólidos por Corea del Norte y por China (dicho sea de paso y con la realización de los Juegos Olímpicos, se harán notar de verdad…) en un periplo que les demandará unos 8 días en total.

En esta edición (como en otras) se podrá ver de todo.
Autos de todas las marcas, modelos y colores son la característica de este cambalache disfrazado de carrera que viaja alrededor del mundo. Y si queremos sorprendernos habrá que ver detenidamente lo que hay. Si bien ya nos hemos acostumbrado a cambios de estilo radicales, como por ejemplo ha sucedido con el Rolls Royce Phantom Drophead Coupé, el caso de la edición de la Gumball 3000 ya ha ido demasiado lejos, con este Phantom convertido en un auténtico comunista… Más de un chino adinerado se la va a querer comprar.

gumball-3000-02.jpg

Otro ejemplo: un Ferrari F430 Scudería “vestido de tiburón” y convertido en un verdadero espanto emblema del mal gusto más exquisito…La verdad, no quisiera tener uno así, aunque ¿a quién le importa? A nadie y a su dueño… menos.

gumball-3000-03.jpg

Sea como sea, ahí está la carrera. Ahí están los participantes. Y ahí está también la posibilidad latente de un nuevo desastre como el de 2.007, si es que nadie tomar verdaderamente cartas en el asunto. Es mi opinión.