Comienza a funcionar la alianza Fiat-Chrysler en Estados Unidos

A esta altura de las circunstancias no es noticia aquella gran unión entre Fiat y Chrsyler, pero lo que sí es prácticamente una novedad es que esa unión empieza a dar sus primeros pasos en concreto, cosa que se traducirá como era de esperarse en beneficios para las dos partes.
Fiat ha adquirido a principios del año pasado el 35% de las acciones de Chrysler y ahora parte de sus planes están por empezar a dar sus frutos.
La idea de Fiat al unirse con la casa norteamericana era simple: pisar fuerte en un mercado tan complicado como el norteamericano y de paso hacerlo evitándose el engorroso problema de tener que generar una efectiva red de concesionarios a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Por el lado de Chrysler, el objetivo también es más que claro: poder acceder finalmente y de manera casi inmediata a una plataforma de autos de menor tamaño y motores también más pequeños.

Con eso como válidas premisas, ahora se sabe que Chrysler ya ha puesto manos a la obra para poder determinar en qué puntos de venta se comercializarán los vehículos de la casa italiana Fiat. En estos días se ha dado inicio al proceso de selección de esos puntos de venta al tiempo que se ha sabido el deseo de Fiat: poder llegar a vender sus modelos en 125 diferentes puntos de venta distribuídos a lo largo y ancho de 41 estados.
Aún no se ha definido nada, pero bien es sabido que la casa Fiat estaría dejando muy en claro cuales son las condiciones indispensables que deberían reunir los concesionarios en los cuales se vendan finalmente sus autos en el gran país del norte, pero ésto no será impedimento para que se llegue a un punto en el que las dos marcas se salgan con las suyas…

El primer modelo de Fiat que se comercializará en esos puntos de venta norteamericanos, ya a finales del corriente año 2010, será el Fiat 500 y para cuando de comienzo el año 2011, llegará a las concesionarias el Fiat 500 pero en su versión descapotable.
La llegada concreta y la comercialización de los modelos de Fiat en Estados Unidos a través de esta alianza comercial, hace pensar que las cosas son bien diferentes en estos momentos en la mente de los usuarios de autos en los Estados Unidos. Seguramente esta tendencia al cambio se irá marcando aún más con el correr del tiempo en esa zona del mundo.